Economía

Menos oferta y precios ligeramente más caros: así se presenta el alquiler vacacional

Apartamentos frente al mar.

Apartamentos frente al mar. Flickr

Con las vacaciones de verano asomándose en el calendario, algunas familias y grandes grupos de amigos se plantean la opción del alquilar un apartamento o adosado. Un mercado que este año se presenta con menos oferta en algunos destinos de nuestro territorio, como los próximos al mar, y con unos precios ligeramente más altos.

Unos, como los grandes grupos de viajeros, prefieren alquilar por las posibilidades que les ofrece este tipo de alojamiento; otros, en cambio, se fijan en sus precios ajustados, que les permitirá pasar más días en ese destino de los que podrían aspirar en un hotel, según la información ofrecida por Rentalia.

Menos oferta en los destinos favoritos

¿Cuáles son los lugares más demandados por los turistas? Mallorca, Alicante, Málaga… las costa. «En cuanto a los preferidos no notamos tanta variación», apunta Almudena Ucha, directora de Rentalia, a El Independiente. Sin embargo, las «normas restrictivas» de las Islas Baleares, Andalucía o la Comunidad Valenciana «tienen como resultado la reducción de ofertas vacacionales en algunos destinos». Las Baleares, precisamente, es un destino que ha experimentado una bajada «muy notable» de la oferta de alojamiento.

Otras ciudades como Barcelona o Málaga «sí que están limitando la creación de oferta turística», explica Ferran Font, director de Estudios del portal Pisos.com, que recomienda una legislación «más homogénea a la que tenemos hoy en día». «Si hay una limitación en la oferta y no en la demanda una consecuencia lógica es un aumento de los precios», argumenta Font, que asegura que desde hace algunos años algunas administraciones públicas «están tomando cartas en el asunto».

Los apartamentos y los estudios son los alojamientos favoritos de los viajeros para alquilar

Desde Fotocasa, señalan que una de las conclusiones de su estudio ‘Radiografía del mercado de la vivienda 2018-2019’ es que el 81% de los propietarios de primera o segunda residencia asegura que no pondría su vivienda en régimen de alquiler vacacional, frente a un 16% que sí se lo plantea. Se trata de un mercado «que tiene más penetración entre los propietarios de vivienda en zonas costeras», según explica Beatriz Toribio, en una nota de prensa.

Los precios, al alza

A la hora de alquilar, la mayoría de viajeros prefiere apartamentos o estudios, luego los adosados y las cabañas y, por último, los chalets independientes. A menos de 15 kilómetros de la playa, el precio de los apartamentos y las casas ronda los 30 euros por persona y noche, según Rentalia. Aunque siempre hay destinos que son más económicos, «la evolución de precios va subiendo», sostiene Almudena Ucha.

En esta misma línea, el ‘Informe sobre Precios del Alquiler Vacacional en la Costa Española’, elaborado por Spain-Holiday y recogido por Europa Press, detalla que el precio medio para reservar una vivienda este verano para cuatro personas en una costa peninsular española ronda los 770 euros por semana, lo que supone un incremento medio de casi el 9% con respecto al verano de 2018. Desde Pisos.com también han detectado subidas aunque «moderadas» respecto al 2018 y pequeñas bajadas interanuales en la Costa de Cantabria y Cala Blanca.

Por el contrario, la sociedad de tasación TecniTasa, tras evaluar el mercado del alquiler de inmuebles en primera línea de playa, indica que la subída de los precios es más baja. Según explican, disfrutar de una semana en la costa española supondrá prácticamente el mismo esfuerzo económico que el año anterior, con una subida de un 0,6% en los precios, lo que supone 5 euros de incremento de media. «En esta ocasión el esfuerzo económico que debemos realizar no se incrementa como había sucedido en años anteriores», explica su presidente, José María Basañez, en un comunicado.

Las Baleares y algunos lugares de Andalucía son los destinos con alquileres semanales más caros

En concreto, en comunidades como Asturias y Cantabria los precios entre lo más caro y lo más barato están muy cercanos, mientras que en el País Vasco o Galicia, la horquilla se amplía enormemente. En Galicia, por ejemplo, se puede llegar a pagar 1.800 euros por cerca de 100 metros cuadrados en la Isla de La Toja y precios más económicos de entre 210 y 250 en Burela y Vicedo de Lugo.

La gran afluencia de turismo convierte a las Islas Baleares, según TecniTasa, en un foco de atención inmobiliario que en muchos casos impide encontrar un apartamento libre. Aquí hay que buscar con más insistencia para encontrar algo que baje de los 1.000 euros.

En la costa mediterránea el abanico de ofertas es más amplio. Desde 750 hasta casi el doble en la costa catalana, precios más modestos en la Comunidad Valenciana y en Murcia o los más altos de España en la costa andaluza, con alquileres de 2.600 euros en Puerto Banús (Marbella) o 1.500 en Sotogrande. En la zona de El Zapillo (Almería), el Paseo Marítimo de Castell de Ferro (Granada) o el Algarrobo (Málaga) tienen precios más asequibles que bajan del medio millar de euros semanales, según TecniTasa.

Comentar ()