El Ayuntamiento de Madrid estudiará permitir de nuevo el remo en el Río Manzanares, que en los últimos años ha visto crecer su fauna y flora de manera espectacular. Este deporte lleva formalmente vetado del río madrileño desde agosto de 2018, cuando la Escuela Municipal de Remo regresó al Manzanares después de dos años entrenando en un gimnasio: en ese momento finalizaron las obras de reparación de la presa número 9, pegada al espacio cultural de Matadero, y la cerraron para embalsar un tramo de 1,5 kilómetros que posibilitara a los alumnos de la escuela entrenarse con suficiente agua.

Entonces llovieron las críticas de colectivos, empezando por Ecologistas en Acción, porque el pequeño embalse afectaba gravemente a la renaturalización del río en la que esta organización había venido colaborando con el Gobierno de Manuela Carmena. La ex delegada de Medio Ambiente se echó para atrás y permitió abrir la compuerta para que fluyera el curso.

Hace un año Carmena dio marcha atrás y no embalsó un tramo de 1,5 kilómetros

Pero las elecciones municipales de mayo pasado denegaron a Carmena la posibilidad de repetir en Cibeles, frente al PP y Ciudadanos que siempre defendieron que el remo volviera al Manzanares, el único espacio de la capital en el que se puede practicar este ejercicio además del lago de la Casa de Campo. Así que el pasado lunes la delegada de Deportes Sofía Miranda se reunió con la Federación Madrileña de Remo y se comprometió a encontrar una «solución».

Se trata de un primer paso que debe de implicar a más concejalías y áreas de Gobierno. Pero en la federación, muy satisfechos con este primer contacto, aseguran que el Ayuntamiento de Madrid contempla permitir la vuelta del remo al Manzanares.

En junio fue apercibida una nutria a la altura del Vicente Calderón

De ser así, la polémica estará servida: los colectivos ecologistas defienden que la renaturalización del Manzanares en los últimos años -un hecho palpable solo con dar una vuelta por Madrid Río- es incompatible con embalsar un tramo. El pasado 21 de junio fue apercibida una nutria en el río a la altura del estadio Vicente Calderón -que está siendo demolido para edificar viviendas-, según publicó El País.

Portavoces municipales matizan el compromiso del ayuntamiento: «La Federación de Remo se ha reunido con Miranda y le ha trasladado su deseo de volver al Manzanares, pero la delegada de Deporte no se ha comprometido a nada. El equipo de Gobierno aún tiene que reunirse con ellos».

La delegada de Deportes no se ha comprometido a nada», matizan en el ayuntamiento

Hace un año, la portavoz de Ciudadanos Begoña Villacís exigió a Carmena la vuelta del remo al Manzanares, como atestiguan los tweets publicados al respecto. El PP hizo una mención al remo en su programa electoral, pero sin comprometerse decididamente con devolver este deporte al río de Madrid. «Reconoceremos el esfuerzo de las asociaciones, entidades y clubes deportivos que trabajan en Madrid y promueven el deporte y los hábitos saludables, como por ejemplo hace la escuela de remo en el distrito de Arganzuela», rezaba el punto 173 del programa electoral del PP.

La federación deportiva siempre ha defendido que la práctica de Remo es una tradición en el Manzanares, y que la ciudad cuenta con cuatro campeones del mundo. Por la escuela han pasado más de 3.000 alumnos. Los ecologistas en cambio se oponen radicalmente a que los más de 100 alumnos actuales puedan volver, porque entienden que amenaza la biodiversidad del cauce. El anterior equipo titubeó durante aproximadamente un mes para finalmente abrir la presa y abortar el embalse. En ese tiempo, un centenar de ecologistas se manifestó con el lema Es un río, no un canal para defender la renaturalización.

Villacís hizo campaña por la vuelta del remo al río Manzanares

Sin el agua embalsada la práctica del remo es imposible debido a la escasez del curso del Manzanares a su paso por la capital. La imagen principal de la web de la federación es de hecho el Manzanares con remeros, antes del veto. Y critican que una de las soluciones que contempló Ahora Madrid -enviar a los deportistas al Embalse de Valmayor, a 40 kilómetros de la ciudad- era inviable al estar tal embalse cerrado, aseguran.