Economía | Empresas

BBVA acusa la presión del mercado: pierde un 9% en siete días y cae a niveles de 2012

En plena tormenta judicial por el 'caso Villarejo' el banco acusa en bolsa el recrudecimiento de las dudas sobre el sector financiero europeo

logo
BBVA acusa la presión del mercado: pierde un 9% en siete días y cae a niveles de 2012
BBVA cede a la presión del mercado: cae un 9% en siete días y se hunde en mínimos de 2012.

Sucursal de BBVA. Europa Press

Resumen:

BBVA no logra levantar cabeza. El ‘caso Villarejo’ se ha convertido desde hace meses en una tormenta que azota a la entidad y cuya intensidad no ha hecho sino aumentar en las últimas semanas, a raíz de la imputación de varios directivos y exdirectivos y, desde el pasado lunes también del propio banco.

El pasado miércoles, el consejero delegado de la entidad, Onur Genç, reconocía que el caso ya ha tenido implicaciones negativas para la reputación de BBVA y desde Moody’s señalaban un día después los riesgos inherentes a una situación que podría acabar afectando, incluso, a su solvencia. Desde el banco resaltaban, no obstante, que el escándalo judicial por los vínculos mantenidos con el excomisario José Manuel Villarejo apenas había tenido impacto en la visión del mercado, lo que, alegaban, quedaba reflejado en el buen comportamiento de la acción.

Este argumento no obstante, está perdiendo fuerza a marchas forzadas. Y es que BBVA acumula ya un retroceso del 8,8% en las últimas siete sesiones en bolsa, lo que le ha llevado a borrar todas las ganancias que acumulaba aún desde el inicio del ejercicio.

Tras liquidar casi 2.900 millones de euros en estos siete días, su capitalización ha caído por debajo de los 30.000 millones

Es cierto que se mantiene como el mejor banco del Ibex en el año, pero también que tras liquidar casi 2.900 millones de euros de valoración bursátil (su capitalización cae ya por debajo de los 30.000 millones de euros) en estas últimas siete jornadas, los títulos del banco español se han situado en sus niveles más bajos desde el año 2012, cuando el impacto de la crisis del euro llevó a España a solicitar a Europa el rescate financiero.

El varapalo a BBVA se enmarca en un contexto de mercado muy negativo para el sector financiero español y europeo. La perspectiva de que el Banco Central Europeo (BCE) aprobará el próximo septiembre una nueva rebaja de los tipos de interés en la Eurozona agrava la situación de un sector que lleva años batallando con un entorno de mercado muy nocivo para su negocio (los tipos en negativo suponen un lastre a su rentabilidad), y la creciente preocupación por la economía mundial, ante las renovadas tensiones sobre la guerra comercial y el Brexit, nublan aún más el horizonte de unas firmas muy dependientes del ciclo económico.

Lastre emergente

Precisamente el Brexit se ha convertido en un claro lastre para su máximo competidor, el Banco Santander, que ha visto esfumarse un 9,6% de su valor en bolsa en esas mismas siete jornadas. Para BBVA, como ya resaltaba Genç, la cuestión del Brexit representa un riesgo menor, dada su baja exposición al mercado británico. Incluso, el directivo turco restó importancia al escenario de los tipos de interés, ya que, según indicó, podría representar un apoyo a las economías emergentes, en las que el banco tiene una importante presencia.

Sin embargo, lo cierto es que desde estos mercados también se acumulan los motivos de inquietud. Especialmente desde México y Argentina (ambos mercados representan más del 45% del beneficio del banco), donde el recrudecimiento de la guerra comercial entre Estado Unidos y China y la amenaza de una guerra de divisas se ha traducido este lunes en un fuerte tropiezo de sus respectivas divisas, que agudizan el retroceso registrado en las últimas jornadas.

Todo esto ha impedido a BBVA sacar rédito de unos resultados que, en primera instancia, fueron bien acogidos por los inversores, al superar las expectativas, pero que han quedado sepultados en un cúmulo de dificultades que, entre otras cuestiones, han puesto en riesgo la presencia de la entidad entre las cinco mayores empresas del Ibex 35.