Economía | Empresas

BBVA reconoce un golpe a su reputación por el 'caso Villarejo'

La entidad evita aclarar la destitución de Eduardo Arbizu y se ampara en la necesidad de no interferir en la investigación para no desvelar los hallazgos de su investigación interna

logo
BBVA reconoce un golpe a su reputación por el 'caso Villarejo'
El consejero delegado de BBVA, Onur Genç.

El consejero delegado de BBVA, Onur Genç. EP

Resumen:

No nos gusta aparecer en los titulares todos los días», admitía este miércoles el consejero delegado de BBVA, Onur Genç, ante las preguntas sobre el impacto que el escándalo del ‘caso Villarejo’ está teniendo sobre la entidad. El directivo ha reconocido que, «evidentemente, el caso va a tener un impacto en nuestra imagen, sobre nuestros compañeros y nuestros clientes», pero se mostró confiado en que, con la gestión adecuada, el daño sobre el negocio y la acción sea mínimo.

«No hemos notado un impacto notable a corto plazo sobre el negocio», señaló Genç tras exponer las principales líneas de las cuentas del grupo durante el primer semestre del año. En su opinión, la disposición que está mostrando el banco para esclarecer los hechos, colaborando con la justicia, y su esfuerzo por no descuidar su actividad bancaria suponen las principales palancas para superar esta crisis reputacional a la que está expuesta BBVA por sus relaciones con el excomisario José Manuel Villarejo.

Bajo la premisa de no interferir en el proceso judicial y de no hablar sobre personas concretas, el consejero delegado del banco se negó a detallar los hallazgos efectuados durante la investigación interna abierta por el banco (un proceso que, asegura, están llevando a cabo «en tiempo récord») ni a aclarar si la remoción de Eduardo Arbizu como responsable de Control Interno está relacionada con los mismos. Lo que sí aseguró es que, en el marco de estas investigaciones, la entidad ha tomado medidas para reforzar sus procesos internos «y seguiremos tomando medidas».

El banco desvela que está tomando medidas para reforzar sus procesos internos tras el estallido del escándalo

BBVA tampoco ha decidido aún si recurrirá su imputación como persona jurídica en la investigación abierta por la Audiencia Nacional ni ha determinado quién será el responsable de representar al banco ante la Justicia. Sobre la posibilidad de realizar alguna provisión a raíz de este caso, Genç ha señalado que «el proceso está en una fase muy preliminar, por lo que es muy pronto para estimar posibles implicaciones», mientras que, al no haberse observado ningún impacto directo sobre el negocio «no es necesario hacer provisiones».

El consejero delegado del banco ha querido recalcar esta resistencia del negocio, que les permite recalcar sus previsiones para el año a pesar del empeoramiento del escenario de tipos de interés en Europa, y la escasa preocupación que les transmiten analistas e inversores por la investigación del caso Cenyt. «Hemos tenido docenas de preguntas de analistas tras los resultados y absolutamente ninguna se ha referido a esta cuestión», ha indicado.

BBVA se expresa a favor de que se forme pronto un gobierno estable en España para reducir la incertidumbre

Tampoco han recibido presiones por parte del BCE, según ha indicado el directivo. «Conocen y siguen de cerca el caso, estamos en diálogo constante con el supervisor, pero son conscientes de que es un tema que está siendo objeto de una investigación judicial», ha dicho.

En términos de negocio, el directivo turco se ha mostrado muy satisfecho con la evolución de las distintas líneas de la cuenta de resultados de BBVA y ha expresado su confianza en que ni un hipotético Brexit sin acuerdo ni una próxima bajada de los tipos de interés en la Eurozona o en Estados Unidos tendrá un efecto muy significativo para la entidad. De hecho, afirmó que el banco español puede ser «una de las entidades ganadoras de un escenario de tipos bajos, porque históricamente favorecen a los mercados emergentes, en los que tenemos una fuerte presencia», señaló.

En lo referente al mercado español, Genç se refirió al prolongado escenario de interinidad política, observando que «nos gustaría que España tuviera un gobierno estable lo antes posible para reducir incertidumbres sobre las políticas económicas y para conservar el crecimiento, que aunque está evolucionando bien, sería positivo contar con un gobierno para afianzarlo», ha aseverado.

Comentar ()