La empresa del grupo Cimic, CPB Contractors, ha cerrado el contrato para llevar a cabo las obras del aeropuerto de Auckland, en Nueva Zelanda, por un valor de 221 millones de dólares (cerca de 200 millones de euros).

Los trabajos, según han informado en un comunicado, consistirán en la ampliación de una pista de rodaje, la creación de una nueva y la construcción de seis puntos de suministro de combustible. Las obras forman parte de una importante expansión del aeropuerto más concurrido de ese país.

Para el director ejecutivo del Grupo Cimic, Michael Wright, Nueva Zelanda continúa siendo «uno de los principales puntos en los que se concentra el grupo». Desde Cimic, expanden su desarrollo de infraestructuras para «beneficiar a la sociedad ahora y en el futuro», ha explicado Wright.

En cuanto a las obras en el aeropuerto neozelandés, Wright considera que son una «importante incorporación» dentro de sus proyectos en el país. El director gerente de CPB Contractors, Juan Santamaría, se ha mostrado «orgulloso» de incluir al aeropuerto de Auckland como nuevo cliente.