Economía

Bankia abre la vía para que la banca cobre por los depósitos de los grandes patrimonios

El sector sopesa cargar los depósitos de grandes clientes de banca privada, pero insiste en su negativa a penalizar a los particulares

logo
Bankia abre la vía para que la banca cobre por los depósitos de los grandes patrimonios

Resumen:

Una nueva puerta se ha abierto en el mundo financiero español y son varias las entidades que valoran la posibilidad de colarse por ella. La decisión de Bankia, conocida este martes, de empezar a cobrar a algunos de sus clientes institucionales de banca privada ha acaparado la atención del sector.

«Llevamos un rato hablando de este asunto. Es sin duda el tema del día», señalaban en la tarde del martes desde el área de banca privada de una entidad nacional.

El debate sobre la posibilidad de cobrar a los clientes por sus depósitos lleva ya varios meses rondando el ámbito financiero español. La política de tipos negativos aplicada por el Banco Central Europeo (BCE), que supone que los bancos deben pagar por su liquidez sobrante, les sitúa en una posición de «desventaja» si no son capaces de trasladar ese coste a los clientes que les entregan sus ahorros.

Ante esta situación, son varias las entidades que han reconocido estar cobrando ya por los depósitos de los grandes clientes institucionales y de hecho así lo demuestran los datos del Banco de España, que reflejan que desde inicios de año el tipo de interés medio aplicado a los depósitos de sociedades no financieras se sitúa en terreno negativo y alcanzó en agosto un récord, en el -0,17%.

Varias entidades europeas han comenzado ya a aplicar un coste a los grandes depósitos de sus clientes particulares

Ahora, el paso dado por la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri supone un paso adicional de alcance limitado per se, pero abre una vía hasta ahora inexplorada. «Esto abre un melón muy interesante», señalan en una de las entidades más potentes en el área de banca privada.

El negocio de la gestión de grandes patrimonios ronda en España los 500.000 millones de euros y Bankia se sitúa entre las quince mayores entidades del país, con un patrimonio cercano a los 6.500 millones de euros, según datos al cierre de 2018, recopilados por Funds People.

Un cargo como el que pretende implantar Bankia sobre los fondos de estos clientes tendría un potencial nada desdeñable para aliviar las maltrechas cuentas del sector. Sin embargo, en este caso el banco nacionalizado ha decidido mantener vigente la línea roja de no cobrar a los clientes particulares, por lo que los tipos negativos sólo se aplicarán a clientes institucionales (empresas, family offices, fondos de pensiones…) y de un modo muy selectivo, en función de la vinculación. Así, el impacto de la medida quedaría bastante limitado.

El sector financiero español sigue considerando un terreno vedado la posibilidad de aplicar una tasa a los depósitos de los clientes particulares. «El cliente particular siempre tiene la posibilidad de llevarse su dinero, a otra entidad o a su casa», indican en un banco, en el que aseguran, además, que tomar la delantera en este aspecto podría tener un coste reputacional para la entidad aún más importante que la posible salida de fondos.

Tan sólo el consejero delegado de Banco Sabadell, Jaime Guardiola, admitió el pasado julio que el cobro a los depósitos de particulares podría llegar a «contemplarse», aunque puntualizó que la probabilidad era muy baja.

Sin embargo, fuera de las fronteras nacionales son ya varias las entidades que se han animado a trasladar a los clientes particulares un coste por custodiar su liquidez. Este lunes, Bloomberg informaba sobre la decisión del banco cooperativo alemán Berliner Volksbank de aplicar un cargo a los depósitos minoristas superiores a los 100.000 euros, sumándose en este sentido a otros 34 bancos del país. Entidades de Dinamarca o Suiza también han adoptado medidas de este tipo en los últimos tiempos.

De hecho, el presidente de la Federación Bancaria Europea (EBF, por sus siglas en inglés), Jean-Pierre Mustier, a la sazón presidente de UniCredit, defendió la semana pasada la necesidad de que el sector transfiera los costes que le suponen los tipos negativos (recientemente agudizados hasta el -0,5%) a los clientes particulares, aunque dejando al margen a los depositantes de menos de 100.000 euros. «Para optimizar los mecanismos de transmisión, sería importante que el BCE les diga a los bancos que pasen las tasas negativas a los clientes», apuntó.

Algunas entidades admiten que esperan que los grandes den el paso de cobrar por los depósitos para seguir su ejemplo

En todos estos casos, las entidades han puesto como filtro el tamaño de los depósitos de los particulares, lo que, en la práctica, sitúa en el disparadero a los grandes patrimonios, a los que, por lo general, resulta más difícil mover su dinero de una a otra entidad y sobre los que una medida de este tipo generaría, a priori, menos controversia social.

Lo que parece evidente es que, a pesar de la rotunda negativa que exhiben las entidades de cara al público a la posibilidad de aplicar estos costes a los clientes minoristas, son cada vez más las barreras que se vencen en este aspecto y muchas las voces que, off the record, se muestran dispuestas a adentrarse por esa vía si son otros los que le abren el camino.

«Los bancos más pequeños están deseando que los grandes muevan ficha y se pongan a cobrar por los depósitos a particulares o a los clientes de banca privada para seguir su ejemplo. Pero mientras éstos no lo hagan es difícil que se animen», señalan desde una entidad relevante en el segmento de los grandes patrimonios.

De este modo, aunque modesto, el paso dado por Bankia puede abrir un camino que próximamente se atrevan a ensanchar algunos de sus competidores.