El Gobierno de Pedro Sánchez quiere, aún estando en funciones, impulsar un programa de fomento del alquiler social. El Ministerio de Fomento trabaja en la redacción de la licitación de un primer proyecto para ceder suelo público a compañías privadas para que construyan viviendas destinadas a alquiler a precios limitados.

El plan del Gobierno pasa por ceder los derechos sobre suelo público a inversores privados durante 50 años. Durante ese tiempo las compañías dispondrían de los derechos de superficie sobre los terrenos para la construcción de viviendas y para que pudiera gestionar el alquiler y recibir los importes de los arrendamientos durante esas cinco décadas, según ha desvelado el propio ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en un desayuno informativo organizado por El Economista.

Y una vez finalizado ese plazo de 50 años las viviendas pasarían de nuevo a ser propiedad del Estado. “Así el patrimonio público que suponen esas viviendas se conserva en manos del Estado”, ha explicado Ábalos, que contrapone esta estrategia con la desarrollada por la Comunidad de Madrid de vender las viviendas públicas a fondos buitre. “La Comunidad de Madrid se desprendió de todo el esfuerzo inversor realizado por la sociedad”, ha criticado.

Con este programa Fomento pretende impulsar la construcción y el alquiler a largo plazo de 20.000 viviendas, que tendrían el precio de los alquileres limitados, en principio,  en función de una tasa de rentabilidad razonable para los inversores privados. Pero los objetivos del Gobierno son mucho más ambiciosos.

Y es que la aspiración de Fomento pasa por elevar el peso que ahora tiene el stock de vivienda pública sobre el parque total, de sólo un 2,5%, hasta colocarlo en línea con otros países europeo y situarlo en el entorno del 10%. “Con ello, posiblemente, podríamos tener un millón de viviendas” públicas, ha indicado el ministro.

«La intención de mi departamento es impulsar el mercado del alquiler social en España, un mercado clave para garantizar el derecho de acceso a la vivienda de las familias con menos ingresos, de los jóvenes y de personas en situaciones de vulnerabilidad. Un mercado, además, susceptible de garantizar rentabilidades sostenidas a medio y largo plazo y, por tanto, muy atractivo para atraer capital de grandes fondos de inversión», ha sentenciado Ábalos.

En este sentido, el ministro de Fomento ha reclamado que se sumen a esta estrategia las comunidades autónomas y los ayuntamientos para que cedan también suelo públicos para impulsar el alquiler social. “Hay que acopiar terrenos públicos no sólo en manos del patrimonio del Estado, también apremiamos a ayuntamientos y comunidades autónomas que se sumen a este modelo”.