Primero fue Marcos de Quinto y ahora le toca el turno a Manuel Arroyo. Este ejecutivo se ha convertido en esta semana en uno de los empleados con más poder en la cúpula de Coca-Cola.

El gigante de los refrescos acaba de nombrarle director de marketing a nivel global, uno de los puestos con más proyección y responsabilidad en la multinacional. Pero el poder de Arroyo no acaba ahí. También tendrá a su cargo la presidencia del área Asia Pacífico.

En un comunicado lanzado a nivel mundial. Coca-Cola precisa que el directivo español se incorporará al nuevo cargo el 1 de enero de 2020. El presidente y director ejecutivo de Coca-Cola, James Quincey, ha asegurado que el «doble liderazgo» de Arroyo en operaciones y en marketing supone una «nueva estructura» para la empresa.

«Sabemos que las necesidades de los consumidores están cambiando cada vez más rápido y es fundamental que la empresa sea ágil en su respuesta y adaptación», ha afirmado Quincey.

Arroyo comenzó su carrera en Coca-Cola en 1995 en gestión de marca en España; posteriormente se mudó a Atlanta en 1998 y creó la primera estrategia global de agua para la compañía.

Cuando regresó a España en 2000, desempeñó el cargo de director de marketing de la unidad de negocios de Coca-Cola Iberia para pasar a gestionar roles en operaciones e iniciar su posición actual en Asia Pacífico a principios de 2019.