El holding IAG, que engloba a Iberia, British Airways (BA), Vueling Aer Lingus y Level, registró un beneficio neto de 1.715 millones de euros en 2019, lo que supone un descenso del 40,8% respecto un año antes, según ha informado la compañía este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El grupo de aviación hispanobritánico anticipa una caída de los ingresos este año debido al descenso de la demanda causado por la epidemia del COVID-19 (coronavirus), dijo este viernes el consejero delegado, Willie Walsh.

En una teleconferencia con periodistas tras la presentación de los resultados de 2019, señaló no obstante que la compañía, que agrupa a British Airways (BA), Iberia, LEVEL, Vueling y Aer Lingus, «es resistente» y tiene recursos financieros para soportar esta situación.

«Estamos bien posicionados para cuando se recupere la demanda», manifestó el ejecutivo, que a finales de marzo se jubila y será sustituido por su homólogo en Iberia, Luis Gallego.

Walsh señaló que, dada la actual incertidumbre sobre el impacto y duración del COVID-19, «no es posible dar una orientación precisa» sobre la evolución de los beneficios en el ejercicio 2020.

El directivo consideró que «sin duda» el impacto de la enfermedad del coronavirus provocará la fallida de algunas aerolíneas y puede conducir a procesos de consolidación, y destacó que IAG está «en buena posición para ajustar su capacidad».

Con todo, aseguró que la situación causada por la epidemia no es nueva para el sector y apuntó que, en sus 41 años de carrera, ha vivido coyunturas parecidas, informa Efe.

IAG experimenta en estos momentos una caída de la demanda en sus ruta asiáticas y europeas y de los vuelos por negocios, debido a la cancelación de eventos corporativos y restricciones de viajes, explicó.

El impacto neto de las actuales cancelaciones de vuelos y reubicación de aviones se calcula en una reducción del 1 al 2 % de la capacidad total en términos de asientos por kilómetro programada por IAG para 2020

En Asia, los vuelos a China de BA e Iberia han sido suspendidos y se ha reducido la frecuencia de otras rutas, por ejemplo a Seúl y Hong kong, y esos aviones se han reubicado a trayectos con más demanda, como India, Suráfrica y Estados Unidos.

En Europa, se han reducido «significativamente» las rutas a Italia y se esperan más cambios en los próximos días, indicó.

El impacto neto de las actuales cancelaciones de vuelos y reubicación de aviones se calcula en una reducción del 1 al 2 % de la capacidad total en términos de asientos por kilómetro programada por IAG para 2020.

«Nuestras compañías seguirán tomando medidas para ajustar mejor el suministro y la demanda según evolucione la situación», teniendo en cuenta también los costes y la facturación, afirmó Walsh.

Sobre el balance de 2019, cuando el grupo registró una caída de beneficios del 39,6 %, hasta 1.715 millones de euros, declaró que se trata de «unos buenos resultados en un año marcado por incidencias y el incremento de los precios del combustible».

En la teleconferencia, Walsh se despidió de su cargo diciendo que «lo echará de menos» y se mostró convencido de que Gallego «hará un trabajo fantástico», pues ha demostrado «una gran capacidad de liderazgo». 

La compañía ha reconocido un cargo excepcional operativo neto de 672 millones para zanjar una disputa legal sobre pensiones en British Airways. El beneficio de las operaciones de IAG antes de partidas excepcionales se situó en 2.387 millones de euros en 2019, lo que supone un descenso del 1,4%.

Los ingresos totales del holding subieron un 5,1%, hasta 25.506 millones de euros. «Estos son buenos resultados en un año afectado por incidencias y los precios más altos del combustible. Demostramos nuestro modelo robusto y flexible una vez más», ha subrayado el consejero delegado de IAG, Willie Walsh, según informa Europa Press.