Adolfo Domínguez ha activado un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que afectará 728 empleados tras el cierre de sus 188 tiendas en España desde la declaración del estado de alarma debido a la situación generada por el coronavirus. En concreto, el ERTE dará cobertura a los empleados españoles, que representan un 61% de la plantilla del grupo de moda, hasta el mes de mayo, en caso de que el cierre de los puntos de venta tenga que prolongarse.

Los profesionales de la red comercial podrían reincorporarse a sus puestos de trabajo cuando la red de tiendas pueda reabrir con seguridad, según ha explicado la firma de moda. «La protección de nuestros clientes y profesionales es nuestra máxima prioridad. Reforzamos áreas que nos permiten ser lo más rentables posible hasta que podamos reabrir nuestras tiendas y volver a la actividad habitual», ha resaltado el director general de Adolfo Domínguez, Antonio Puente.

La regulación afecta solo a empleados españoles, aunque la compañía también se ha visto obligada a cerrar tiendas propias y franquicias en otros países como China, Francia, Perú y Kuwait. En este contexto, Adolfo Domínguez refuerza su venta ‘online¡ para garantizar el envío de pedidos a sus clientes y suministro a sus mercados internacionales ante la expansión del coronavirus.

La marca optimiza la actividad de su centro logístico en San Cibrao das Viñas (Orense) para reforzar el servicio a sus clientes online, a la vez que impulsa su servicio de venta telefónica. De esta forma, el comercio electrónico y la atención a los mercados internacionales se convierten en el principal objetivo de todos los profesionales de servicios centrales de la firma, el 54% de los cuales teletrabajan, durante el período de cierre de los establecimientos en España.

La venta telefónica, disponible a través de un número gratuito, será atendida por estilistas de la firma. La venta ‘online’ es una de las palancas de crecimiento de la compañía en los últimos dos años, con un aumento del 70,1% en el ejercicio fiscal 2018-2019. El grupo Adolfo Domínguez, que cuenta con una red de 188 tiendas en España y mantiene otros 186 puntos de venta abiertos en 16 países, facturó 112 millones de euros en el último ejercicio completo.