La opa que Six lanzó por todo el capital de BME está a punto de alcanzar su fase final. Aún así, la firma suiza, que tendrá que esperar hasta finales de abril para conocer la voluntad de los accionistas de BME sobre su oferta, se ha comprometido a mantener “con carácter general” los empleos del holding que gestiona las Bolsas españolas y sus condiciones laborales sin “cambios significativos”, al menos durante un año. No obstante, ha advertido ya de que reducirá el consejo de administración de BME a seis miembros, casi la mitad de su composición actual.

La compañía suiza ha recibido ya el visto bueno del Gobierno y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), por lo que a la operación solamente le falta la aprobación de los accionistas de BME para convertirse en un hecho. Por el momento, el gestor de la Bolsa suiza ha puesto a disposición del mercado sus intenciones con la compañía una vez se haga con su capital.

Lo ha hecho a través del folleto de la oferta pública de adquisición (opa) de todas las acciones de BME, en el que detalla su compromiso de mantener en España la sede del gestor de las Bolsas del país y su capacidad operativa, “salvo en el caso de que se produzcan cambios en las condiciones de negocio o económicas que, en opinión razonable de Six y en consulta con la CNMV, aconsejen adoptar un enfoque diferente y con el acuerdo de la CNMV». Eso sí, se reserva la posibilidad de integrar los sistemas de las Bolsas españolas entre ellos o con los suyos “si tiene sentido” para optimizar el negocio. 

Además, Six confirma su compromiso con mantener el empleo y las condiciones de la plantilla al menos durante un año, si bien añade que una vez que se liquide la operación Six realizará una revisión estratégica del negocio y el personal para “tomar las decisiones oportunas”, como “evitar duplicidades”. La plantilla actual de BME se acerca a los 800 empleados.

La firma exportará a BME sus políticas de recursos humanos y sus planes de retribución variables y tiene planes para ampliar el equipo de dirección y de administración, con una mayor presencia en su composición del grupo Six.

Lo que sí tiene claro la compañía suiza es que reducirá el consejo de administración. Una vez que la oferta esté liquidada, la intención de Six es que el máximo órgano de gestión de BME esté compuesto únicamente por seis miembros, frente a los once que se sientan actualmente en el consejo. Esos seis serán tres consejeros nombrados por Six, uno ejecutivo y otros dos independientes.

Si todo va bien (es decir, si la opa se aprueba, no se entromete ninguna otra empresa y los plazos se cumplen), esa liquidación podría tener lugar en unos dos meses, por lo que el consejo de BME cambiará cuando se complete la operación, de acuerdo con el folleto.

Rebajará el dividendo

Además, como ya advirtió el consejero delegado de Six, Jos Dijsselhol, el mes pasado, es probable que la compañía decida recortar el dividendo de BME, así como el número de pagos en los que se efectúa.

Actualmente, BME distribuye prácticamente todo su beneficio en dividendos, pues su payout se encuentra en torno al 90%, muy lejos de la retribución al accionista que entrega Six, que se sitúa entre el 50% y el 60% de su beneficio.

La intención de la compañía suiza es integrar ambas opciones, aunque por el momento no ha tomado ninguna decisión al respecto. Eso sí, ya advierte al mercado en el folleto de la operación de que “es probable que el futuro payout disminuya” y el número de pagos “se modifique”.

Que la operación se materialice ya solamente depende de los accionistas de BME, que tienen entre el próximo lunes, 30 de marzo, y el próximo 11 de mayo, ambos incluidos, para aceptar la oferta.