Economía | Empresas

Sin clientes a los que llevar, Cabify se pasa al negocio del envío de paquetes en plena crisis

Un coche de Cabify en Madrid. EFE

Las restricciones a la movilidad para frenar los contagios del coronavirus ha supuesto un parón en el negocio del transporte de viajeros. El confinamiento generalizado ha supuesto una paralización del negocio de las VTC y de las aplicaciones online que ponen en contacto a clientes y conductores.

Ante el parón total de actividad, sin clientes a los que llevar, Cabify se lanza al negocio de la paquetería. La plataforma ha puesto en marcha en su app el servicio ‘Envíos’, para que particulares y empresas manden paquetes y productos de pequeñas dimensiones a través de los coches de Cabify. De competir con el taxi a hacerlo con los grandes de la paquetería.

El nuevo servicio de reparto puerta a puerta para el envío de mercancía estará disponible desde la app, visible para todos los usuarios de Cabify y de Cabify Empresas en Madrid. Las condiciones para utilizarlo son que el producto pueda caber en el maletero de los vehículos de la compañía (medidas máximas de 85x95x50 cm y un volumen no superior a 341 litros), y que el conductor no se encargue de la carga ni de la descarga

“El objetivo es facilitar que los ciudadanos no tengan que salir de casa, sino que haya una solución de movilidad que les ayude a enviar o recibir aquello que necesiten”, explican desde Cabify, que ha establecido un protocolo específico para la protección de los usuarios y del conductor que realiza el transporte.

Un protocolo que busca evitar el contacto personal y que establece que el conductor abrirá el maletero desde el interior del vehículo en el lugar de recogida y el usuario que manda el producto realizará la carga. El receptor debe realizar la descarga del producto o productos del maletero del coche, evitando que el conductor se baje de vehículo. Los usuarios podrán hacer seguimiento del envío en tiempo real a través de la app.

Comentar ()