Economía | Empresas

Iberdrola emite 200 millones con el coste más bajo de su historia en plena crisis

logo
Iberdrola emite 200 millones con el coste más bajo de su historia en plena crisis
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. Iberdrola

Resumen:

Operación financiera récord para Iberdrola. La eléctrica ha cerrado una colocación acelerada de bonos en el Euromercado por importe de 200 millones de euros y con vencimiento en noviembre de 2022, y lo ha hecho con el coste más bajo de su historia y en plena crisis sanitaria y económica.

En concreto, el coste anual para la compañía es fijo, y está en este caso por debajo del -1%, incluyendo todos los costes de la operación, con lo que se genera un importante ahorro respecto al mercado de bonos estándar. Y los bonistas sólo cobrarán una retribución en efectivo en 2022 si la acción de la compañía cotiza por encima de los 8,4641 euros.

En la operación ha habido sobredemanda de compradores, así que los mercados confían de manera generalizada en que las acciones del grupo estén por encima de esa cota. Iberdrola ha cerrado la emisión de bonos en 200 millones de euros, cuando el máximo previsto inicialmente era de 150 millones.

La operación en realidad se trata de una ampliación de una emisión ya existente, la de un bono estructurado ligado a la cotización de la acción lanzada en 2015. Al tratarse de la ampliación de una emisión ya existente, el cupón se mantiene en el 0%. Y la rentabilidad final a percibir por los inversores se determinará en función de la evolución del valor de cotización de las acciones de Iberdrola.

Los nuevos bonos, que cotizarán en la Bolsa de Frankfurt, incorporan una opción para sus tenedores por la que podrán, desde el 12 de julio de 2022 hasta el 3 de octubre de 2022, recibir un pago en efectivo a modo de liquidación. El importe de este pago, que será siempre en efectivo, se determinará en función de la evolución del valor de cotización de las acciones de Iberdrola, con un precio de referencia de 8,4641 euros por título, ajustado por los dividendos que se vayan distribuyendo.

La ejecución de esta opción siempre tendrá como contrapartida un pago en efectivo, por lo que Iberdrola no emitirá nuevas acciones. De este modo, los accionistas de la compañía no verán su participación diluida en ningún caso. La energética ha contratado a Barclays Bank Ireland plc (entidad directora de esta operación) para hacer frente a los pagos que se puedan derivar de la decisión de los tenedores de los bonos de ejecutar la opción, así como para la compra de una opción de cobertura idéntica a la opción implícita vendida a los inversores en el bono.

Se vuelve a poner de manifiesto el fuerte interés de los inversores en la compañía, incluso en tiempos de gran incertidumbre económica como los actuales por la crisis del Covid-19. Esta es la tercera emisión desde que se inició la crisis por la pandemia del coronavirus, incluyendo las realizadas por el propio holding y su filial estadounidense Avangrid el pasado mes de abril.

A principios de abril, en el momento álgido de la pandemia, Iberdrola ya se convirtió en la primera empresa española en emitir bonos ‘verdes’ en plena crisis, colocando 750 millones de euros a más de cinco años (junio de 2025). La demanda recibida superó los 6.000 millones de euros, multiplicando así por ocho la oferta, lo que fijó el cupón de la operación en el 0,875%. Una semana después, Avangrid colocó otra emisión de bonos ‘verdes’ a cinco años por un importe de 750 millones de dólares (unos 691 millones de euros).

Comentar ()