La agencia de calificación de riesgo Fitch ha mantenido este viernes la calificación de España en notable bajo (A-) con perspectiva estable, ya que cree que podrá resistir el impacto del coronavirus, aunque en el corto plazo augura una caída del PIB del 9,6 % para el conjunto de 2020.

En su informe, la agencia dice que el mantenimiento de la calificación está respaldado por la solidez de la economía española, que en los últimos años ha reequilibrado su crecimiento y ha logrado un mayor valor añadido, lo que le lleva a prever un repunte del PIB para 2021 del 4,4 %, informa Efe.

Asimismo, pronostica que la tasa de paro promedie el 21,5 % este año y que el déficit público experimente un fuerte aumento del 2,8 % del PIB en 2019 al 11,1 % a cierre de 2020. 

Fitch ha señalado que la nota española está respaldada por una economía diversificada y de alto valor agregado, así como por la gobernanza, la facilidad para hacer negocios y los indicadores de desarrollo humano que se comparan favorablemente con la mediana ‘A’, mientras que los menores déficits públicos en los últimos años «dan cierta confianza en que el endeudamiento del gobierno reanudará un camino descendente en el mediano plazo, después de que el choque por coronavirus disminuya», informa Europa Press.

Fitch ha sido la última de las grandes agencias en evaluar el rating soberano de España en el primer semestre de 2020, después de que el pasado mes de mayo, DBRS confirmase el rating español en ‘A’, pero empeorase la perspectiva a ‘estable’ desde ‘positiva’

El pasado 20 de marzo, S&P Global Ratings decidió mantener sin cambios la nota de solvencia ‘A’ de la deuda a largo plazo emitida por España con una perspectiva estable, mientras que Moody’s confirmó la nota de solvencia ‘Baa1’ de la deuda soberana a largo plazo emitida por España con una perspectiva estable.