Economía

Las reservas en Canarias se paralizan tras la imposición de las PCR a los turistas extranjeros

Una asociación y una patronal de empresarios turísticos del archipiélago sostienen que el elevado precio de las PCR ha frenado la demanda y piden al Ejecutivo que permita a los viajeros entrar con un test de antígenos o serológico negativo

Inusual vista de la playa de Maspalomas (Gran Canaria) casi vacía de turistas en verano. EFE

Las reservas turísticas a las Islas Canarias se han paralizado desde que el Gobierno anunció que a partir del 23 de noviembre los viajeros internacionales que entren en España deberán presentar una PCR negativa. Así lo aseguran desde la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT) y la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y el Hierro. Las dos patronales piden al Ejecutivo que recule y permita también a los turistas entrar al país con una prueba de antígenos o serológica.

La temporada alta para el turismo en Canarias suele comenzar en noviembre. Este año, la segunda ola ha frustrado los planes del sector. Los confinamientos y restricciones en Reino Unido y Alemania (los principales países emisores) ya retrasaron a diciembre el comienzo de la temporada.

Ahora, los empresarios están preocupados por cómo reaccionen los turistas a la medida que anunció el Ministerio de Sanidad la semana pasada. A partir del próximo lunes, los viajeros internacionales de países en riesgo deberán presentar una PCR negativa para entrar a España en avión o en barco.

El Gobierno se guiará con el mapa de zonas de riesgo por colores que aprobó la Unión Europea hace unas semanas. La PCR será obligatoria para los países de la zona Schengen que superen los 50 casos por cada 100.000 habitantes. Para los terceros países, la referencia serán los 150 por cada 100.000 habitantes diagnosticados durante las dos semanas anteriores.

«Desde que la semana pasada entró en vigor la medida tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), los turoperadores nos comentaron que se paralizaron las reservas por completo», alerta José María Mañaricúa, presidente de la FEHT. Según explica, el elevado precio de las PCR obliga a una «familia británica de cuatro miembros a gastarse 800 libras para los test», elevando el presupuesto del viaje.

En Canarias, según Ashotel, en torno a un 60% de los turistas compra paquetes de turoperadores que incluyen los billetes de avión, el alojamiento y el traslado. Este año, la pandemia ha obligado a las empresas a ser más flexibles y posponer las reservas de noviembre a las siguientes semanas tras el levantamiento de las restricciones. «Todavía nos queda la Navidad. Las dos semanas previas a fin de año son de alta ocupación. Esperamos que el Gobierno entre en razón», añade.

El anuncio de Sanidad coincidió con la puesta en marcha de una medida que el Gobierno de Canarias tomó por su cuenta. Desde la semana pasada, los viajeros que se alojan en hoteles y apartamentos canarios deben enseñar una prueba de antígenos, serológica o PCR negativa. Por eso, ni la FEHT ni Ashotel comprenden que Sanidad también incluya en su nuevo reglamento que cuando uno de los viajeros no pueda acreditar la PCR a su llegada al aeropuerto o puerto, se le ofrezca la opción de someterse a un test de antígenos.

Comentar ()