Economía | Empresas

Santander pierde 8.771 millones en 2020 y anuncia dividendo

El banco obtuvo un beneficio ordinario de 5.081 millones de euros en 2020, un 38% menos en euros corrientes, debido al aumento de provisiones vinculadas a la pandemia

Logo de Banco Santander en la Ciudad Financiera de Boadilla del Monte (Madrid). Santander

El Banco Santander registró unas pérdidas de 8.771 millones de euros en 2020, las primeras de su historia, frente a los 6.515 millones que ganó en 2019, tras aumentar las dotaciones por la crisis del Covid-19 y asumir un deterioro de 12.600 millones en el valor de sus filiales en Reino Unido, Estados Unidos y Polonia.

Entre septiembre y diciembre, la entidad presidida por Ana Botín obtuvo un beneficio atribuido de 277 millones de euros, según ha informado este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Santander obtuvo un beneficio ordinario de 5.081 millones de euros en 2020, un 38% menos en euros corrientes, debido al aumento de provisiones vinculadas a la pandemia.

El beneficio ordinario del cuarto trimestre fue de 1.423 millones de euros, un 16% menos frente al tercer trimestre (-18% interanual), dado que la mejora en el margen de intereses (+4%) se vio contrarrestada por la contribución al fondo de garantía de depósitos en España y el impuesto bancario en Reino Unido, además de por las mayores provisiones.

Los préstamos y anticipos a la clientela se redujeron un 2,8 % en comparación interanual y quedaron en 916.199 millones de euros, con una morosidad del 3,21 % mejor que el 3,32 % de 2019; en tanto que los depósitos de los clientes crecieron un 3 % y sumaron 849.310 millones.

Asimismo, tras haber abonado 0,10 euros por acción mediante acciones nuevas el pasado noviembre, el consejo tiene la intención de pagar otros 2,75 céntimos de euro en efectivo por acción correspondiente a 2020.

El consejo tiene la intención de recuperar un ‘payout’ de dividendo en efectivo del 40-50% del beneficio ordinario en el medio plazo.

Sobre la remuneración con cargo a los resultados de 2021, la intención es volver a pagar dividendos cuando las recomendaciones del Banco Central Europea (BCE) lo permitan, en línea con lo anunciado en abril de 2020.

«Los resultados de 2020 reflejan la resiliencia y fortaleza del modelo de negocio y de la estrategia de Santander. El beneficio antes de provisiones está en línea con el de 2019 en euros constantes y hemos obtenido un resultado ordinario de más de 5.000 millones de euros en un entorno muy difícil. Agradecemos a todos los equipos su excepcional dedicación y apoyo a sus compañeros y a nuestros clientes», ha resaltado Botín.

Resultados por áreas geográficas

Por áreas geográficas, la entidad logró un beneficio ordinario de 2.656 millones de euros en Europa, un 45 % menos, afectado por las provisiones excepcionales registradas, aunque los ingresos comerciales mostraron resiliencia en un entorno de menor actividad, según el banco.

En España, el beneficio fue de 517 millones de euros, un 67 % menos, por las mayores dotaciones, parcialmente compensadas por menores costes y con un volumen de 30.800 millones en préstamos con garantía ICO.

En Santander Consumer Finance (SCF), el área dedicada a financiar bienes de consumo, el beneficio ordinario bajó un 16 %, hasta 1.085 millones de euros, muy condicionado por la crisis del covid-19, aunque se notó una recuperación en la segunda mitad del año, detalló.

En Norteamérica, que incluye México y Estados Unidos, la ganancia ordinaria bajó un 3 %, hasta 1.492 millones de euros, por un incremento de las provisiones debido a la pandemia, aunque los ingresos se mantuvieron estables.

En América del Sur, la entidad ganó 2.927 millones de euros, un 40 % menos, por efecto de las provisiones, aunque con ingresos estables. Gran parte de ese beneficio procedó de Brasil, el área más potente del Grupo, donde obtuvo 2.113 millones de euros, un 5 % menos, también por las provisiones.

En cuanto a los principales márgenes de la cuenta de resultados del Grupo, el de intereses -que recoge la mayor parte de los ingresos- se redujo un 9,3 % interanual, hasta 31.994 millones, en tanto que el margen bruto bajó un 10,1 %, hasta 44.279 millones, y el neto cayó un 10,8 %, a 23.149 millones.

La ratio de eficiencia del Santander se mantuvo en el 47 %, en tanto que la rentabilidad sobre el capital tangible (ROTE) se situó en el 1,95 %, tras todos los ajustes mencionados, aunque el ROTE ordinario fue del 7,44 % y el banco mantiene su objetivo de alcanzar un ROTE del 13-15 % a medio plazo.

Comentar ()