Economía

Cuando hay separación de bienes se reduce la brecha de género en cultura financiera

Los hombres responden mejor a preguntas sobre conocimientos financieros que las mujeres y se muestran más seguros sobre sus conocimientos

Una mujer comprueba unas cifras delante de un ordenador portátil con una calculadora.

Pixabay

La brecha de género, es decir, la diferencia generalizada entre hombres y mujeres en perjuicio de ellas, también está presente en la cultura financiera. Así lo demuestra el estudio Diferencias de género en competencias financieras publicado por el Banco de España (bdE), que concluye que aunque algunos factores como la separación de bienes o la custodia compartida logran reducirla, de forma general, las mujeres responden peor a preguntas sobre conocimientos financieros.

El estudio utiliza como base la Encuesta de Competencias Financieras (ECF) de 2016 y el ejercicio que coordina la Red Internacional de Educación Financiera de la OCDE. En España, un 67% de los hombres responden correctamente al menos a cinco de las siete preguntas financieras comunes al resto de los países, frente a un 50% en el caso de las mujeres.

Las características sociodemográficas de las personas no pueden explicar las brechas de género»

Varios estudios han intentado dar respuesta al origen de esta brecha de género, sin embargo, señalan que “las características sociodemográficas de las personas no pueden explicar las brechas de género en conocimientos financieros en su totalidad”.

El documento publicado por el supervisor bancario analiza la diferencia entre hombres y mujeres si se tienen en cuenta habilidades como la comprensión lectora, la formación del individuo o el país de nacimiento, el interés hacia las finanzas y las normas sociales.

Interés, formación y régimen matrimonial

A nivel general, las mujeres tienen un conocimiento financiero que es 0,45 desviaciones típicas más bajo que el de los hombres. Si se incorpora el índice de habilidades genéricas, la brecha se reduce a 0,34 desviaciones típicas. La diferencia se mantiene en 0,33 desviaciones si se tiene en cuenta la experiencia laboral, es decir, comparando hombres y mujeres con especializaciones similares.

La variable que más reduce la brecha de género en conocimientos financieros es la relativa al régimen matrimonial. El estudio recoge que “en las CCAA que tienen como opción preferente la custodia compartida o el régimen de separación de bienes la brecha de género se reduce a 0,27 desviaciones típicas, mientras que, en las que predominan la custodia única y el régimen de gananciales, es de 0,35 desviaciones típicas”.

Así, las mujeres pasan del 60,2% al 64% de respuestas correctas en las regiones donde se rigen por regímenes de custodia compartida. En el caso de gananciales versus separación de bienes, el porcentaje aumenta del 60,3% al 65%. “Esto se debería simplemente al hecho de que se espera en mayor medida que (las mujeres) se hagan cargo de sus propias finanzas, sin delegarlas o compartirlas con su pareja. Una mayor responsabilidad se asociaría a mayores conocimientos financieros, bien por mera experiencia, bien por la decisión deliberada de adquirirlos”, recoge el informe.

Con todo, las autoras consideran que la brecha sigue siendo sustancial puesto que un 60% de sus causas siguen sin explicación.

Los hombres tienen más seguridad

Además de las respuestas correctas, el estudio también hace referencia a la seguridad que muestran hombres y mujeres al responder preguntas sobre conocimientos financieros. En este sentido, ellas recurren de forma más habitual al “No sabe”. “El número medio de respuestas incorrectas es de 2,1 para los hombres y de 2,4 para las mujeres, mientras que su media de respuestas “No sabe” es de 0,8 y 1,4, respectivamente”, indica el documento.

“Aunque contestar «No sabe» es diferente a dar una respuesta incorrecta, es difícil determinar en qué medida el recurso a esa opción es una indicación de una verdadera falta de conocimientos o de la falta de confianza para responder. Es posible que una parte de la brecha de género en conocimientos refleje, en realidad, diferencias en el modo de responder a las preguntas cuando no se conoce con certeza la respuesta correcta”, recoge el informe.

Los hombres se muestran, de forma general, más seguros de sus respuestas. Tanto en la percepción de conocimientos como en la seguridad de las respuestas, los hombres dicen tener un nivel superior al que dicen tener las mujeres. De media, las mujeres indican tener un nivel de conocimientos 0,20 desviaciones típicas más bajo que los hombres, magnitud de nuevo notablemente inferior al 0,45 que se obtiene con la suma de respuestas correctas.

Menor brecha en la adquisición de productos

Preguntadas sobre la familiaridad y la adquisición de productos financieros, las mujeres presentan mejores resultados que al ser cuestionadas sobre sus conocimientos. Las autoras consideran que esto es posible por “a la mayor propensión por parte de las mujeres a recurrir a la ayuda de profesionales y que las decisiones analizadas no suelen ser individuales”.

En definitiva, el informe apunta a algunas de las causas de la brecha de género en conocimientos financieros pero insta a una mayor investigación para evaluar sus consecuencias.

Comentar ()