Economía Día internacional de la igualdad salarial

Más de un siglo para cerrar la brecha: las mujeres cobran de media un 21,6% menos

El sindicato CSIF estima que la crisis del coronavirus ha ampliado en un punto porcentual la brecha salarial entre hombres y mujeres

Varias mujeres trabajan delante de sus ordenadores.

Pexels

121 años. Ese es el tiempo que tardaría la brecha salarial en España en cerrarse si evoluciona igual que hasta ahora, según los cálculos de los Técnicos de Hacienda (Gestha). Según el informe Brecha salarial y techo de cristal, en el último año disponible (2019), las mujeres cobraron de media 4.948 euros menos que los hombres.

La ley impide que hombres y mujeres tengan retribuciones distintas para un mismo trabajo. Sin embargo, el menor acceso a puestos directivos, una mayor tasa de temporalidad, la maternidad y más responsabilidad de los cuidados acaban perjudicando a las mujeres en materia salarial.

Gestha calcula que entre 2018 y 2019 la brecha salarial se ha ensanchado en 33 euros. En términos porcentuales, los hombres ganan un 27,6% más que las mujeres.

Brecha y coronavirus

No hay todavía cifras oficiales sobre cómo ha afectado la crisis del coronavirus a la brecha salarial. Csif considera que se sitúa en el 22% -frente al 21,6% de los cálculos de Gestha- y estima que esta ha crecido un punto porcentual como consecuencia de la pandemia. La explicación es que las mujeres han sufrido una mayor pérdida de empleo, han firmado más contratos temporales y ha aumentado el tiempo que ellas dedican al cuidado de menores o dependientes.

Ante esta situación, el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, explica que “si bien las sucesivas subidas del salario mínimo contribuyeron a reducir la brecha salarial, lo cierto es que no son suficientes para acabar con una de las principales causas de la desigualdad económica y social que es una mayor participación de la mujer en el trabajo».

Llevar a cabo estas medidas, además, tendría ventajas sobre el sistema. Tal como explicó Cristina Antoñanzas, vicesecretaria general de UGT, “si el trabajo de las mujeres se valorara de forma equivalente al de los hombres, y percibieran salarios más equitativos, aumentarían las cotizaciones a la Seguridad Social y las contribuciones a Hacienda, de manera que con la brecha salarial que encubre la discriminación económica hacia las mujeres, perdemos las mujeres, pierde el Estado y perdemos todos”.

Peor ocupación

El informe de UGT sobre brecha salarial destaca que «la ocupación es una de las variables que más influyen en el nivel salarial». Además, señala que las mujeres que ocupan puestos de directores y gerentes cobran 46.657,12 euros al año, más del doble de la media salarial anual. El problema es que solamente acceden a estos puestos el 1,84% de las mujeres asalariadas. Por otra parte, las ocupaciones que cuentan con menor remuneración tienen mayor presencia femenina.

Además, las mujeres también ocupan de forma más habitual puestos con jornadas parciales. Este aspecto también tiene consecuencias en sus salarios. «Se produce menor presencia de mujeres, en la jornada a tiempo completo que no supera el umbral del 42,45 % y una elevada presencia de las mujeres en la jornada a tiempo parcial el 76,04 %. Este último factor, hace descender muy significativamente los salarios medios anuales de las mujeres», subraya el informe de UGT.

Diferencias por CCAA

Aunque la brecha salarial es un problema global, lo cierto es que en España no es homogéneo entre regiones. Según los datos de Gestha, las diferencias salariales son especialmente significativas en la Comunidad de Madrid, donde las mujeres cobran 7.754 euros menos. Por el contrario, la autonomía más igualitaria en este sentido sería Extremadura, donde las diferencias retributivas escalan a poco más de 2.770 euros, debido principalmente a los más bajos sueldos de los hombres con respecto a otras comunidades.

Fuente: Gestha.

El Gobierno es consciente de que todavía queda mucho trabajo por hacer y subraya, en una declaración institucional aprobada en el último Consejo de Ministros que «la prioridad es, ahora, crear un escudo social para que ninguna persona -en particular, las mujeres, que son las más afectadas por la precariedad laboral- vea su vida empeorada».

Te puede interesar

Comentar ()