Economía

El paro juvenil registra su peor cifra desde el inicio de la pandemia

Entre marzo de 2020 y febrero de este año el desempleo juvenil ha crecido un 15%

Varios estudiantes caminan en las inmediaciones de la Universidad de Valencia

Rober Solsona / Europa Press

El drama del paro juvenil no mejora, es más, “se ha desbocado”, expresa Lola Santillana, secretaria de empleo, cualificación profesional y migraciones de CCOO. Los datos presentados este martes por el Ministerio de Trabajo y Economía Social muestran que la cifra de parados menores de 25 años es la peor desde que empezó la pandemia: 366.403.

Desde marzo del año pasado el número de desempleados menores de 25 años solo ha decrecido en el mes de diciembre. El último mes de 2020 cerró con 362.997 parados jóvenes, lo que supuso un descenso del 0,74% con respecto al mes anterior. Un dato que se explica por la contratación temporal de la inusual campaña navideña y de rebajas. Sin embargo, en los dos meses de 2021 el paro juvenil ha vuelto a crecer igual que lo ha hecho el desempleo entre el resto de colectivos; entre marzo de 2020 y febrero de 2021, el número de parados jóvenes ha crecido un 15%.

Este martes se ha conocido que la cifra de parados en España ya es superior a los 4 millones. Se trata de un dato que empeora el registrado a cierre de 2020 cuando la tasa de paro juvenil superó el 40%.

Ante esta situación, desde la Secretaría de Estado de Empleo se aboga por el rediseño de la Garantía Juvenil, de las políticas activas de empleo y de la formación. “Aprovechemos la pandemia para la recualificación”, indicó el secretario de Estado, Joaquín Pérez Rey, en la rueda de prensa de presentación de los datos de empleo correspondientes a febrero.

Sin embargo, desde el Consejo de la Juventud de España consideran que esas son soluciones “puntuales” a un problema, el del paro juvenil, que se ha convertido en “estructural”. “Si no hemos superado la crisis de hace una década, creemos que hay que impulsar una reforma estructural del mercado laboral y revisar los tipos de contratos”, explica Elena Ruiz, presidenta del CJE.

Ruiz es optimista y considera que “existe la voluntad”, ya que desde el CJE han mantenido reuniones con Trabajo para abordar el problema del paro de los más jóvenes. No obstante, cree que “se necesita convicción” para atajar el problema. “Tenemos que dejar de poner parches”, exige la presidenta del CJE.

“Si la juventud no consigue entrar en el mercado laboral, el sistema se desmorona”, añade Ruiz, en referencia al funcionamiento de la Seguridad Social y del sistema de pensiones. Por otra parte, considera que “la formación no es la solución para todo” y añade que los padres de los jóvenes de hoy accedieron al mercado laboral “con menos preparación” de la que tienen hoy en día sus hijos.

Temporalidad

Otro de los problemas del mercado laboral español es la temporalidad que afecta especialmente a los jóvenes. En febrero, 9 de cada 10 contratos que se firmaron fueron de carácter temporal. En este sentido, la secretaria de empleo, cualificación profesional y migraciones de CCOO cree que son importantes, no solo las políticas activas de empleo, sino también que se garanticen los derechos laborales de los jóvenes.

“No se pueden financiar prácticas como los contratos de formación. Se ha demostrado que no funcionan”, indica Santillana. Por ello, igual que solicita el CJE ve necesaria una “reforma de la contratación para evitar que los contratos parciales se utilicen para cubrir jornadas completas”. 

En la misma línea pide que se vele por regularizar la situación de los falsos autónomos. “Ahora se ha puesto el foco sobre los riders pero es una situación que afecta a muchos sectores”, explica. Por otra parte, Santillana reclama mayor inversión en innovación e investigación para que los jóvenes puedan desarrollar su carrera profesional en nuestro país sin necesidad de emigrar.

Garantía Juvenil

En la actualidad, el Ministerio de Trabajo está realizando un rediseño del programa de Garantía Juvenil que incluirá una evaluación del programa anterior. Sin embargo, las fuentes consultadas coinciden en que la situación laboral de los jóvenes españoles no puede depender del apoyo económico de Bruselas.

Comentar ()