En Madrid abrió a finales de septiembre un gran hotel de lujo junto a la Puerta del Sol. Lo raro es que se inauguró después de un verano catastrófico para el turismo. Y para colmo, con la capital como epicentro de la segunda ola. Pero la pandemia no frenó el aterrizaje de Four Seasons, una de las cadenas hoteleras más prestigiosas del mundo, en el emblemático complejo de Canalejas. Después de más de cinco meses funcionando, el hotel ya tiene el 78% de sus habitaciones operativas. «Estamos muy contentos y agradecidos con la acogida local que estamos teniendo», celebra la compañía.

El Four Seasons abrió sus puertas el 25 de septiembre. El hotel ocupó el palacio de La Equitativa, en el corazón de la capital. El edificio, conocido por su chaflán con torreón, cúpula y reloj, se construyó a finales del XIX sobre un solar triangular. En su día fue la sede de la compañía de seguros La Equitativa y, más tarde, la del Banco Español de Crédito. Es el inmueble más llamativo del nuevo complejo Canalejas, unas obras que se alargaron durante ocho años para remodelar siete edificios históricos y contiguos entre las calles de Alcalá, Sevilla, la plaza de Canalejas y la Carrera de San Jerónimo.

La inauguración coincidió con lo peor de la segunda ola en Madrid. Pese a ello, la compañía canadiense siguió adelante y abrió 50 de las 200 habitaciones del hotel. No era el estreno soñado. Nunca imaginaron que la ostentación del edificio estaría limitada por las medidas sanitarias y los controles de aforo.

El hall del Four Seasons, conocido como ‘El Patio’. CEDIDA

El Four Seasons no sólo son habitaciones de lujo, también es su gran hall, el spa y el restaurante de Dani García en la azotea, abierto desde el primer día. Las restricciones a los viajes han encorsetado las aspiraciones iniciales. Durante sus primeros meses ha alojado a viajeros españoles y, sobre todo, a vecinos de los pueblos de Madrid que se escapan a la capital para disfrutar de los servicios del hotel. Y esperan que cuando la situación amaine la mayoría de clientes sean americanos.

La compañía no ha detallado a este periódico las cifras de ocupación del edificio en sus cinco meses de vida. Pero sí el número de habitaciones que están abiertas ahora mismo. En septiembre eran 50, en enero subieron a 86 y en marzo ya son 156 habitaciones disponibles. «Estamos teniendo una respuesta muy positiva a nuestro producto, especialmente los fines de semana», asegura Marta Centeno, directora de comunicación del Four Seasons.

Como en cualquier hotel, los precios medios por noche varían según el tipo de habitación que escoja el cliente. Dentro de las habitaciones ‘normales’, la más barata cuesta unos 455 euros por noche y la más cara, 640. Luego están las suites a secas, donde se puede elegir entre dos opciones: la ‘suite for seasons’, de entre 60 y 77 metros cuadrados y por 1.035 euros la noche; o la ‘suite de un dormitorio’, algo más grande y por 1.940. Según la página web, en el edificio todavía hay habitaciones más exclusivas. Las llaman ‘suites de categoría especial’ y son como apartamentos dentro del hotel. Hay tres: la ‘suite de dos dormitorios’, la ‘suite presidencial’ y la ‘suite real’. Esta última ocupa 400 m2 y tiene vistas al norte de la calle Alcalá. En ninguna de las tres se especifica el precios por noche.

Aspecto de la ‘suite de dos dormitorios’, una de las habitaciones del Four Seasons de Madrid con categoría especial. CEDIDA

La situación impide al Four Seasons planificar nada con mucha antelación. A los huéspedes locales se han sumado en las últimas semanas los viajeros de los países vecinos en los que se han relajado las restricciones a los vuelos. En España, sin embargo, las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad aún no han acordado un plan de movilidad para la Semana Santa. Pero las expectativas del Four Seasons son buenas.

«Notamos que cada vez más gente quiere escaparse de la rutina y aprovechar los días libres para desconectar y recargar pilas, por lo que la Semana Santa se presenta con mucho optimismo y positividad sobre todo a nivel local y nacional y seguimos esperando a ver cómo evolucionan las nuevas medidas tanto a nivel nacional como internacional para ver cómo evoluciona esta tendencia», señala Centeno.