Árboles con aguacates

Árboles con aguacates Tropical Millenium

Economía

El gran negocio del aguacate: de cultivo alternativo a triplicar su facturación

«Hace 20 años facturábamos 8 millones de euros, el último año alcanzamos los 100 millones de euros». El consumo de aguacate en España se ha disparado. Lo que hace unos años era una fruta tropical más, es probablemente el alimento de moda. El aguacate ha conseguido echar raíces y hacerse un hueco muy destacado en nuestra dieta. Las claves: un sabor insustituible, unos valores nutritivos saludables y la popularización del producto.

El aguacate llegó a España hace unos 40 años. Los agricultores de la comarca de La Axarquía (Málaga) veían cómo su habitual cultivo, la pasa moscatel, perdía rentabilidad, por lo que decidieron diversificar sus tierras. Muchos apostaron por el aguacate, una fruta tropical desconocida en España. El tiempo ha dado la razón a aquellos agricultores. Andalucía concentra en torno al 81 % de las plantaciones de aguacate españolas, según un estudio de AVA-ASAJA a partir de datos del Ministerio de Agricultura.

La demanda de aguacate no ha dejado de crecer desde entonces, aunque ha sido en los últimos cinco años cuando esta fruta tropical ha cobrado una dimensión mucho mayor. Javier Braun, presidente de la Asociación Española de productores de Frutas Tropicales, explica que este auge «se debe a la publicidad del producto y a la divulgación y demostración de sus valores nutritivos y saludables». Vanesa Moreno, responsable de marketing de Tropical Millenium, añade como factores destacables en este fenómeno «la introducción del aguacate en la alta cocina y su posicionamiento como la fruta cool de la salud».

Expansión del aguacate

«Fruta de moda, referente como alimento saludable, ideal no sólo para desayunar…». Estas ideas forman parte del imaginario colectivo y hacen que la fiebre por el aguacate siga subiendo. Ante ello, cada vez son más los agricultores españoles que se lanzan a la producción de la fruta tropical. Las zonas de La Axarquía y la Costa Tropical (Granada) son las de mayor producción; sin embargo, otras cuya tradición agrícola es totalmente diferente se han subido a la ola de rentabilidad que ofrece el aguacate.

Aguacate abierto por la mitad

El cultivo de aguacate en Valencia ha incrementado un 45 % este año

La Comunidad Valenciana cuenta con una superficie dedicada al cultivo de aguacate de 2.121 hectáreas, el 11% del total nacional. Celestino Recatalá, presidente de ASOPROA (Asociación de productores de aguacates de Valencia), ha señalado que «el cultivo de aguacate en Valencia ha incrementado un 45 % respecto al último año». Las condiciones climatológicas de la región «convierten a algunas zonas valencianas en privilegiadas para la producción de aguacate». Justo aquellos lugares propicios para el aguacate en Valencia, son «donde los cítricos no daban la rentabilidad esperada», explica Recatalá. Incluso él mismo posee explotaciones de cítricos que sustituyó parcialmente por aguacates hace cinco años, «lo hice por diversificar y cada hay más agricultores valencianos que optan por ello».

Enrique Colilles, director general de Trops, la mayor comercializadora aguacate y mango nacional con más de 3.000 agricultores, alude a que «los productores de cítrico quieren una alternativa. El aguacate es más estable y el cítrico tienen años buenos y malos, con más altibajos». Colilles asegura que esta expansión está limitada geográficamente por el clima. «Hay algún punto de Valencia, Cádiz o Huelva que sí se está cultivando pero no en todos se puede. El viento y las heladas acaban con el aguacate, recordemos que es una fruta tropical».

Aumento de la facturación

«El último año se vendieron 80.000 toneladas de aguacates en España. Los agricultores obtienen un beneficio medio de 2,3 euros por kilogramo, por lo que ganaron un total de 184 millones de euros». Esta argumentación de Braun evidencia la tendencia ascendente de esta industria. Consecuencia de esta prosperidad, la empresa Tropical Millenium ha pasado en cinco años de 67 a 180 trabajadores, de producir 5.500 toneladas de aguacates a 13.000 y de facturar 18,35 millones de euros a 46 millones de euros. Moreno comenta que «la ventaja de España es la cercanía, somos la huerta tropical de Europa y lo hemos sabido explotar».

España sólo cubre el 10 % de la demanda europea de aguacate. Conscientes de ello, cada vez son más los que se quieren adentrar en la mina de oro de la agricultura, «nuestra competencia se ha duplicado en los últimos cincos años», apunta Moreno. Según Recatalá, para poder abarcar al mayor público posible «es fundamental la mejora y profesionalización constante de toda la red y de la industria en general». Por su parte, Colilles está convencido de la potencia del producto, «es un boom, no una burbuja».

Las expectativas, como no puede ser de otra manera, son muy positivas para Moreno, «hay más empresas y más producción, pero el precio se mantiene. Lo importante es aportar valor al aguacate y continuar dándole dimensión». Los productores de aguacate han visto cómo su negocio vuela cada vez más alto. La preocupación popular por la salud -acentuada en tiempos de pandemia- y la inclusión del aguacate como eje principal gastronómico, convierten a esta fruta tropical en un producto que cotiza al alza.

Comentar ()