Economía | Finanzas

La pandemia obliga a la gran banca a sacrificar su rentabilidad en 2020

Santander registró una rentabilidad del -9,8% tras perder más de 8.770 millones en 2020

Sede del Banco de España

Sede del Banco de España, en Madrid. Banco de España

La pandemia se ha llevado por delante las ganancias de los bancos en 2020. Las seis mayores entidades del país se han visto obligadas a dotarse de un escudo para protegerse frente a la futura ola de impagos de crédito que supera los 42.000 millones de euros y algunas han tenido que actualizar el valor de sus negocios, lo que les ha obligado a sacrificar su beneficio y, consecuentemente, su rentabilidad.

Para analizar la rentabilidad de la banca, el mercado suele recurrir a una variable llamada ROE (rentabilidad sobre los recursos propios), que al cierre de 2020 se hundió hasta el 1,83% de media entre los seis bancos más grandes del país, frente al 7,67% registrado un año antes.

Esta variable se obtiene a partir de los beneficios de una entidad y sus recursos propios, por lo que no sorprende que haya llegado a ser negativa en el caso de Santander, que registró unas pérdidas de 8.771 millones de euros en 2020, las primeras de su historia. El ROE del grupo se situó en -9,8%, frente al 6,62% registrado un año antes.

También fue prácticamente negativa en el caso de Sabadell, que la situó en el 0,02%, muy por debajo de la que obtuvo en 2019 (5,94%), tras obtener un beneficio de 2 millones el pasado ejercicio.

En cuanto al resto de los bancos del Ibex 35, Bankinter se puso a la cabeza en rentabilidad con un ROE del 7,03% (frente al 12,98% del año anterior), seguido por BBVA (6,9% frente al 9,9% de 2019), CaixaBank (5% frente al 6,4% de 2019) y Bankia (1,8% frente al 4,2% de 2019).

Tras este fuerte deterioro se esconde un beneficio sacrificado por la ingente dotación de provisiones necesaria para hacer frente a las pérdidas de crédito esperadas por las entidades una vez se levanten las medidas del Gobierno para paliar el impacto de esta crisis sobre las familias y a las empresas, como los créditos con aval del Estado o las moratorias en el pago de créditos.

La rentabilidad de los bancos llegó a esta pandemia muy presionada por los tipos de interés negativos que imperan en la zona euro desde hace años. Con esa presión aún encima, en 2020 el sector financiero ha tenido que afrontar las consecuencias económicas de la pandemia, sobre la que aún pesa una gran incertidumbre. En este escenario, los bancos están teniendo que redibujar sus esquemas de negocio y están empezando a cruzar líneas que jamás se habían imaginado, como cobrar por los depósitos a las empresas y plantearse hacerlo con los particulares.

Margen de intereses estable

Pese a la paralización y posterior ralentización de la actividad, los seis mayores bancos del país lograron mantener su margen de intereses en 2020 respecto al ejercicio 2019. Esta variable solamente se contrajo un 1,5% de media en el conjunto del negocio de estas seis entidades en España, hasta sumar 18.037 millones de euros.

Durante la pandemia se ralentizó la actividad en algunos segmentos, pero se impulsó en otros, como la financiación a empresas. Así, entre 2019 y 2020 el margen de intereses en España se mantuvo prácticamente estable en Santander, BBVA y CaixaBank. Una clara excepción positiva fue Bankinter, que consiguió aumentarlo un 7%, mientras que al lado contrario se encuentran Bankia y Sabadell, cuyo margen de intereses se contrajo un 5,9% y un 4,9%, respectivamente.

Bankia achaca este deterioro a la caída del Euríbor, que ahonda mes a mes en nuevos mínimos históricos, al cambio de mix de la cartera crediticia (más peso del segmento de empresas) y a una menor contribución de los intereses de la cartera de renta fija.

Sabadell, por su parte, apunta que el retroceso en su margen de intereses se debe a la menor aportación de la cartera de renta fija, a menores comisiones de descubiertos tras la aprobación de las medidas de apoyo por el Covid-19 y a los menores ingresos tras la titulización de préstamos al consumo realizada en 2019.

Comentar ()