Los patinetes Bird quieren conquistar Europa. La compañía invertirá 125 millones de euros con los que aspira a «ayudar a las ciudades a reducir el número de coches mientras éstas empiezan a reducir las restricciones causadas por la pandemia».

Bird lanzará su servicio en 50 ciudades más, entre las que se encuentran 5 españolas. Fuentes de la compañía prefieren guardar silencio sobre cuáles serán los próximos destinos. Además, la empresa pondrá en marcha nuevos productos de movilizad e implementará un nuevo programa de reciclaje.

Al frente de la estrategia estará Renaud Fages, quien asumirá las riendas globales de Bird para que entre primavera y verano los patinetes se hayan extendido por el Viejo Continente. «Muchas ciudades han creado cientos de kilómetros de carriles bici y hemos visto a cientos de miles de personas adoptar nuevas formas de transporte, como nuestros vehículos. La inversión en la región nos ayudará a llevar la movilidad a todo tipo de ciudades, desde más pequeñas a ciudades de mayor tamaño, y a que sean menos dependientes del coche y más habitables para todos», ha explicado Fages.

Brendan O’Driscoll ha asumido el cargo de Director de Producto y Crecimiento y supervisará la estrategia global de producto de Bird y su implementación.

Abonos de transporte

La compañía quiere ser un agente más de la movilidad en las ciudades y por ello «ofrecerá viajes más baratos a través de sus abonos de transporte». Además invertirá en subvencionar viajes para que las personas con menos recursos puedan moverse de una manera segura y sostenible.

Según ha informado Bird, durante la pandemia los viajes de usuarios europeos representan casi la mitad del total en todo el mundo y la duración de estos ha crecido un 30%.