Economía | Trabajo

Qué es la mochila austriaca que propone el Banco de España

Un hombre con una mochila en un parque de atracciones en Madrid.

Un hombre con una mochila en un parque de atracciones en Madrid. Eduardo Parra / Europa Press

El Banco de España ha propuesto en su Informe Anual mitigar las diferencias entre las indemnizaciones por despido de los contratos indefinidos y los temporales con la denominada mochila austriaca, financiándola con parte de los fondos europeos que recibirá España.

El supervisor considera que cuando las empresas deben reducir sus plantillas, tienden a elegir a los trabajadores temporales en lugar de a los indefinidos, aunque presenten el mismo nivel de productividad, así como que el hecho de que la indemnización solo pueda percibirse en caso de despido limita la movilidad de los trabajadores, ya que es un derecho que pierden los que abandonan su puesto voluntariamente.

Por eso, la institución sugiere la acumulación de un fondo individual a lo largo de la vida laboral, «asimilable al denominado ‘fondo austríaco'», cita en el informe. Pero, ¿en qué consiste exactamente la mochila austriaca?

Se trata de un fondo al que contribuyen las empresas mes a mes a nombre del empleado y que puede recuperarlo si es despedido o termina su contrato, o en el momento de la jubilación. De la misma manera, si decide marcharse del puesto de trabajo, el trabajador se lo llevaría de «mochila» a la siguiente empresa en la que trabaje.

La contraprestación es que, con este método, la indemnización por despido es menor. Para el Banco de España, la principal ventaja es que todos los trabajadores acabarían recibiendo ese importe de la mochila, lo que les animaría a cambiar de puesto de trabajo. Al mismo tiempo, las empresas podrían basar sus decisiones de despidos en la productividad del trabajador y no tanto en el coste de su salida, a la vez que aliviaría «posibles tensiones de liquidez» ya que tendría que hacer aportaciones periódicas al fondo.

La mochila austriaca recibe ese nombre porque en 2002 Austria introdujo una reforma en su sistema de costes de despido que consistía en sustituir la indemnización de las empresas a los trabajadores a un sistema en el que cada mes las empresas realizan una contribución a una cuenta a nombre del trabajador, equivalente a un determinado porcentaje de su salario.

Te puede interesar

Comentar ()