Economía | Pensiones

España deberá acoger a 191.000 inmigrantes al año de aquí a 2050 para compensar la caída de cotizantes

Los mayores en riesgo de pobreza aumentan a máximos desde 2012.

Personas mayores en un parque, en una foto de archivo. EFE

España deberá acoger a 191.000 inmigrantes cada año de aquí a 2050 si quiere compensar la caída de la población en edad de trabajar que va a producirse, según ha recogido los expertos que han elaborado el documento España 2050 que ha presentado Pedro Sánchez este jueves.

«La otra cosa que nuestro país tendrá que hacer para limitar la reducción de su fuerza de trabajo es acoger e integrar a cientos de miles de personas inmigrantes de aquí a 2050, logrando, como mínimo, un saldo migratorio (la diferencia entre las personas que entran y las que salen) superior a las 191.000 personas cada año», reza el informe, que también valora la acogida de un volumen mayor como algo más favorable.

«Si podemos integrar a más, mejor. Por ejemplo, si conseguimos un saldo migratorio anual del orden de 255.000 personas, la caída de la población en edad de trabajar sería de 1,8 millones de personas (en lugar de los 3,7 millones proyectados en un escenario con un balance migratorio de 191.000)», incide.

El comité de expertos asegura que, «si se gestiona bien», la llegada de esos migrantes tendría «efectos eminentemente positivos», porque «la evidencia empírica demuestra que el aumento de la inmigración no produce un incremento del desempleo, al tiempo que sí beneficia a la economía».

Asimismo, explica que entre 1998 y 2007, España recibió 3,8 millones de inmigrantes y que la tasa de empleo aumentó en 17 puntos, así como que la población extranjera tiene unas tasas de actividad y empleo significativamente más elevadas que las de la población autóctona.

También destaca que los inmigrantes suponen una fuerza de trabajo clave en sectores como el de los cuidados o la agricultura, que contribuyen a la Hacienda pública, y que no recurren a servicios públicos y a prestaciones como las ayudas por desempleo o las pensiones más que la población española.

«En definitiva, la inmigración puede ser, para un país como España, más una fuente de soluciones que de problemas. Puede ayudarnos a amortiguar el descenso de la población en edad de trabajar, a mantener nuestro peso
relativo en Europa, y a garantizar la sostenibilidad de nuestro estado de bienestar», valora.

Te puede interesar

Comentar ()