Las economías más desarrolladas del planeta, reunidas en el G7, han alcanzado un acuerdo histórico para establecer un tipo mínimo del impuesto de sociedades del 15%.

El acuerdo requerirá que los gigantes tecnológicos multinacionales hagan su contribución fiscal, indicó Sunak en una declaración colgada en su cuenta de la red social Twitter.

Los ministros del G7 -Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Canadá, Italia y Japón- acordaron comprometerse con, al menos, el 15 % de tasa mínima de sociedades. El pacto será analizado en la reunión de ministros de Finanzas del G20 -países desarrollados y emergentes- y de gobernadores de bancos centrales que se celebrará en julio en Venecia.

«Este impuesto mínimo mundial terminará con la carrera a la baja en el impuesto de sociedades y asegura la justicia para la clase media y trabajadora en Estados Unidos y en todo el mundo», ha afirmado Janet Yellen, secretaria del Tesoro de EEUU, en su cuenta de Twitter.

«Estoy encantado de anunciar que hoy, después de años de discusiones, los ministros de Finanzas del G7 han alcanzado un acuerdo histórico para reformar el sistema fiscal global», dijo Sunak al término de la reunión, celebrada en el palacete de Lancaster House, en el centro de la capital británica.

El pacto está pensado para adaptarlo a la «era digital global» y, «lo que es crucial, asegurar que es justo, de modo que las compañías correctas (por los gigantes tecnológicos) pagan el impuesto adecuado en el lugar correcto y eso es un precio enorme para el contribuyente británico», agregó el titular de Economía.

«El acuerdo alcanzado aquí dice que, al menos, el 15% (de tasa de sociedades)», insistió el ministro al defender su decisión de no presionar a favor de un porcentaje más alto, del 21 %, como quería la administración estadounidense.

«Esto es algo de lo que se ha hablado durante al menos diez años. Y aquí, por primera vez hoy, hemos llegado a un acuerdo de principios tangibles sobre cómo deben ser estas reformas y ese es un gran progreso», añadió Sunak, que calificó de «justo» el sistema.