Economía | Hacienda

El Estado recaudará 3.300 millones de euros más este año por el incremento del precio de la luz

Las emisiones del CO2 y el precio del gas juegan a favor del Gobierno

La vicepresidenta cuarta y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera; y la ministra Portavoz, María Jesús Montero; comparecen en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. O.CAÑAS.POOL / Europa Press

El mercado mayorista eléctrico vive una crisis sin precedentes. Los precios que se están pagando durante este verano no han sido vistos en toda la historia, y las previsiones es que sigan al alza. Esta tensión en el coste de generar luz se ha trasladado, como se viene repitiendo desde principios de año, a la factura de la luz, que se ha triplicado en el último año. Para evitar que se desboquen los recibos de millones de españoles, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha maniobrado rebajando los impuestos directos que pagan los consumidores, algo que no evitará que ingrese más que años anteriores.

Pedro Sánchez y sus ministros decidieron rebajar el IVA hasta final de 2021 al 10% y eliminaron el impuesto a la generación de energía, para rebajar “la factura entre cuatro y seis euros” por mes, tal y como dijo la portavoz y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. 

El hecho de eliminar y rebajar gravámenes podría suponer que las arcas del Estado se resintieran ya que los porcentajes a la hora de cobrar son menores. Pero el incremento del precio de la luz durante los últimos meses va a provocar que este efecto no ocurra y se dé la circunstancia de que, a pesar de reducir impuestos, los ingresos generados por el mayor precio del megavatio a la hora sean mayores que los efectos negativos de la reducción del IVA al 11%.

Así, de acuerdo a los cálculos que ya ha realizado el sector energético, el Estado recaudará unos 8.500 millones de euros por estos conceptos, unos 2.150 millones más de lo recaudado en 2020. Los españoles siguen siendo los consumidores eléctricos más penalizados ya que el coste de energía representa el 27% de la factura de los clientes residenciales mientras que los costes no relacionados con el suministro (impuestos, recargos y otros) suponen casi el 60% de la factura. Además, los impuestos representan en el entorno del 33% del recibo de la luz.

Para ver el impacto que está teniendo el alto precio de la luz en España basta con comparar la recaudación del Estado con el IVA. El año 2019 (previo a la pandemia), Hacienda ingresó unos 6.500 millones por impuestos en nuestra factura de la electricidad.

La electricidad siempre ha sido un gran activo a la hora de llenar las arcas del Ministerio de Hacienda. Según datos del organismo, a través de la electricidad los españoles aportan unos 13.000 millones de euros al año en gravámenes, que unos van directamente al Estado y otros para compensar a las empresas los costes de la generación, los conocidos como cargos del sistema, como son las primas a renovables, cogeneración y residuos (unos 6.500 millones), la amortización de la deuda (2.800 millones) y el 50% de los costes extrapeninsulares (750 millones aproximadamente).

Pero el Estado no solo va a beneficiarse de los altos precios que se negocian en el mercado mayorista, que repercute luego en las facturas de los españoles. La Unión Europea, que quiere liderar el proceso de las energías verdes, ha reducido los derechos en el mercado de CO2 para que el precio suba -que es lo que está pasando en la actualidad- y así cumplir el objetivo para el que fue creado. 

Por este incremento del precio de CO2, el Estado español recaudará más de 2.200 M€ (2.500 M€) en impuestos, según los datos que maneja el sector eléctrico a los que ha tenido acceso El Independiente. Esta cantidad es más de 1.100 millones de lo que se venía recaudando en años anteriores y el importe incluido en los Presupuestos Generales del Estado por este concepto.

Se da la circunstancia que parte de las emisiones disponibles para verter a la atmósfera se negocian en los mercados financieros y durante el último año se han revalorizado un 50%. Fuentes del sector explican que muchos inversores han visto negocio en este nicho y se ha convertido en un negocio especulativo dada la importancia que tiene el lanzamiento de carbono para las compañías generadoras de electricidad.

En subida libre

El precio del mercado mayorista, tras varios días a la baja, ha recuperado su tendencia alcista y este viernes volveremos a tocar máximos históricos. En concreto, el precio por megavatio a la hora ascenderá a los 117,14 euros. 

Desde el miércoles, el precio de la electricidad se ha encarecido más de un 20% y agosto se cerrará como el mes más caro de la historia. Por franjas horarias, el precio del pool, en el que se casa la oferta de los productores con la demanda prevista por Red Eléctrica, oscilará este viernes entre los 104,07 euros/MWh —entre las 17.00 y las 18.00 horas—, y los 126,14 euros, de entre las 21.00 y las 22.00 horas, según datos del OMIE (Operador del Mercado Ibérico de Energía).

El estudio realizado por Facua sobre la evolución de la tarifa eléctrica semirregulada (PVPC) en los primeros 15 días de agosto refleja una factura mensual para el usuario de 91,62 euros, un 43,7% encima de los 63,77 euros de agosto del año pasado. La asociación critica que las medidas adoptadas hasta la fecha por el Gobierno de coalición son absolutamente insuficientes y reclama “actuaciones contundentes para poner fin a los infladísimos beneficios del oligopolio eléctrico”.

Te puede interesar

Comentar ()