Economía

El Consorcio del Chorizo Español exporta un 12% más y llega a Nueva Zelanda, Vietnam, Kazajistán y Líbano

Parte del proceso de producción de chorizo etiquetado por el Consorcio.

Parte del proceso de producción de chorizo etiquetado por el Consorcio. Consorcio del Chorizo Español

1.800 toneladas de chorizo español. Es la cantidad que llegó este primer semestre al extranjero, a lugares como Vietnam, Rumanía, Georgia, Kazajistán, Venezuela, Líbano y Kenia, un 4% más que el año anterior, de la mano del Consorcio del Chorizo Español, una agrupación que aglutina a 22 empresas españolas que se dedican a la producción de este género.

En total, en lo que va de año han exportado 35.300 toneladas de embutidos por valor de 228,7 millones de euros, un 12% más que durante el mismo periodo del año anterior, de las que aproximadamente el 75% es chorizo. A su vez, en 2020, el año de la pandemia, el Consorcio exportó un 65% más que en 2019 (¿puede ser el chorizo el nuevo lipstick index español?), en consonancia con la vocación exportadora con la que nació.

El Consorcio es una unión de empresas medianas productoras de chorizo español que busca “dar a conocer el producto y darle un amparo bajo una marca de calidad, que en este caso es el sello del Consorcio, que implica una serie de auditorías y requiere una serie de controles de cumplimento con unos términos específicos”, explica Alejandro Álvarez Canal, director gerente del Consorcio, en conversación con El Independiente.

“Así como defendernos de otros sucedáneos de chorizo que se comercializaban en mercados internacionales. El sello busca dar seguridad al consumidor internacional y darle herramientas para que pueda consumir un producto 100% producido en España”, insiste. Los datos del Consorcio no han dejado de crecer desde que se creó: etiquetó 3.669 toneladas en todo 2020 y 2.217 en 2019, desde las 847 de las que partió en 2016.

La agrupación asegura que los chorizos que llevan su sello han sido fabricados completamente en el territorio nacional, “incluido el pimentón y el resto de especias tienen que ser originarias de España”. “Se verifica que todas las materias primas son españolas”, recalca Álvarez, lo que se utiliza después para promocionar el chorizo en el extranjero como 100% español, con todo tipo de acciones, como inserciones publicitarias, chefs reconocidos o en escuelas de charcuteros.

54 países

En el año 2020, sus chorizos llegaron a 54 países. El Consorcio depende mayormente del mercado europeo, de países como Reino Unido (1.105 toneladas exportadas en lo que va de año, un 5% más que el año anterior), Francia (256 toneladas, un 16% menos) y Alemania (80 toneladas). Detrás de estas potencias europeas se sitúan Canadá, Colombia, Bélgica, República Checa, España, Irlanda y Finlandia.

Destacan también otros destinos con gran volumen de compras como Nueva Zelanda, y otros más exóticos como Vietnam, EEUU, Marruecos (para sus hoteles, restaurantes y cafeterías, dirigido a expatriados o a turistas internacionales, ya que la ley islámica lo prohíbe) o a los anteriormente citados: Vietnam, Rumanía, Georgia, Kazajistán, Venezuela, Líbano y Kenia.

Estados Unidos ha vuelto a suponer un destino para este chorizo 100% español, al terminarse la “guerra comercial” de la Administración Trump que supuso una barrera para su comercialización, ya que EEUU impuso restricciones a los productos agroalimentarios españoles. El aceite y el vino, por ejemplo, se vieron particularmente afectados, pero ahora entrada Joe Biden al Gobierno ha dado un respiro a las empresas de chorizo españolas, que han podido volver a exportar a este país.

El miedo al Brexit

A lo que ahora más temen las empresas exportadoras de chorizo españolas que forman parte del Consorcio es al Brexit. A partir del 1 de octubre habrá «mayor celo» por parte de las autoridades británicas, explica el portavoz, ya que Reino Unido exigirá un requisito extra.

Y aunque los 22 socios del Consorcio están acostumbrados a lidiar con estas exigencias puesto que sus miembros son, desde su origen y antes de que existiese la agrupación, “empresas muy internacionalizadas”, el 60% del chorizo que etiqueta el conjunto de empresas termina en el país británico, por lo que cualquier inconveniente podría llevar a un gran desajuste.

“Nos preocupan un poco las autoridades británicas… es el inicio de la puesta en marcha de esta medida y podría haber alguna ralentización en los tiempos”, incide Álvarez. Ahora los productos cárnicos de exportación que llegan a Reino Unido requieren de un certificado sanitario que se emite en origen y que antes no se exigía. Se trata de un trámite que se realiza en España y que se traslada a terceros países. Actualmente, el 2% del chorizo que etiqueta se destina al mercado nacional.

Te puede interesar

Comentar ()