Economía | Empresas

El Gobierno teme una falta en el suministro de gas durante el invierno

El Ejecutivo trabaja conjuntamente con los países europeos para asegurarse materia prima durante los próximos meses

Central de ciclo combinado de Gas Natural en Málaga, propiedad de Naturgy

Central de ciclo combinado de Gas Natural en Málaga, propiedad de Naturgy

El Gobierno admite que podrían producirse episodios de desabastecimiento de gas natural durante los meses de invierno en plena crisis energética que se viene dando desde hace meses.

El incremento en los precios en el mercado del gas natural, la mayor demanda de dicha materia prima en los mercados asiáticos y la especulación de los inversores con el gas natural, que buscan grandes rentabilidades en estos momentos pueden poner en jaque las reservas de los países de la zona euro.

Como no podía ser de otra forma, el Ejecutivo asume que durante los próximos meses el precio del gas natural va a situarse en máximos históricos y no espera que hasta finales de marzo se produzca una bajada en el mercado de la materia prima. 

la situación, además, se convierte en una navaja de doble filo puesto que a partir de noviembre las temperaturas se desplomarán en buena parte de la geografía española y se deberá tirar del gas natural para aclimatar hogares, oficinas y espacios de ocio para las personas. Todo ello sin contar la cantidad que requiera la industria y, sobre todo, las energéticas para generar electricidad. 

“De momento, la evolución de los mercados de gas es preocupante”, explican fuentes del Ministerio de Transición Ecológica. “Nos encontramos en una tormenta perfecta y que existe un desajuste temporal, pero esperamos que corrija a finales del primer trimestre del año que viene, pero tenemos que ser conscientes que se va a alargar hasta la primavera de 2022”, asumen desde el Gobierno.

Pero, además de la evolución del mercado, las reservas de gas natural preocupan y fuentes ministeriales explican que “pueden darse situaciones de falta de suministro y es uno de los escenarios en los que se está trabajando”. 

Para ello, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ya ha contactado con Bruselas y con el resto de países miembro de la Unión Europea para trabajar de manera conjunta para que Europa no se quede sin gas en momentos en los que la demanda puede ser alta, como en situaciones de olas de frío. “Tenemos que prever estas situaciones, es una situación global y estamos hablando con otros socios para evitar una posición de falta de suministro”, cuentan las mismas fuentes.

Incremento de reservas

No obstante, el Gobierno de Pedro Sánchez ya trabaja en el plan invernal de reservas de materias primas para la llegada del invierno. El Ministerio de Transición Ecológica ya ha modificado dicha hoja de ruta, que llevaba más de un lustro sin modificarse, para que se incrementen las reservas en un 20% en enero y evitar así los episodios vividos durante la tormenta de Filomena.

Con todo, el Ministerio obligará a las compañías a depositar materia prima para 4,5 días en enero. El propio Gobierno, a su vez, impondra reservas de 1,5 días para noviembre; 2,5 días para diciembre; 3,5 días en febrero y 1,5 días para marzo.

En la elaboración del plan se ha tenido en cuenta que a finales del pasado mes de junio los almacenamientos subterráneos contaban con 23,324 teravatios hora (TWh) de gas natural, volumen 13,5% inferior al almacenado en las mismas fechas del año pasado, situación que se repite también a nivel europeo, donde los almacenamientos se encuentran a niveles históricamente bajos.

Precios máximos

Como se mencionaba anteriormente, el precio del gas natural está desbocado y seguirá en máximos históricos hasta el primer trimestre de 2022. Los analistas de Julius Baer expliacan que “el fuerte repunte de la economía mundial combinado con un cambio hacia el gas natural por razones ambientales está llevando a los mercados a sus límites de capacidad, con cortes en la producción en América del Norte y Europa que están llevando al mercado al límite».

Fuentes del sector también aseguran que el huracán Ida provocó una demora en la producción del gas natural en un momento delicado para la materia prima. “Asia sigue demandando gran cantidad de gas natural y algunas regiones de Estados Unidos comienzan a tener temperaturas que invitan a encender la calefacción por lo que el problema va a seguir estando”.

Los analistas de Julius Baer son muy pesimistas con la situación europea y recalcan que es la región que más sufre estas dinámicas globales. “En los últimos días, las interrupciones temporales del suministro relacionadas con los huracanes y los cortes en el Mar del Norte han agravado la tensión y las preocupaciones sobre los inventarios de combustibles ante la llegada del invierno. Si tenemos un evento meteorológico extremo, no me sorprendería que los precios al contado alcancen los tres dígitos», recalcan.

Te puede interesar

Comentar ()