Economía

La semana 'valenciana' de cuatro días de trabajo será la primera en arrancar de España

La Generalitat tiene previsto lanzar su proyecto este otoño-invierno y financiará con unos 10 millones de euros a las empresas seleccionadas | Será imprescindible que los empleados trabajen cuatro días a la semana sin reducción de sueldo ni aumentos de horas

El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, durante el acto institucional por el Día de les Corts Valencianes, a 25 de abril de 2021, en Valencia, Comunidad Valenciana (España).

El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, en el acto institucional por el Día de les Corts Valencianes. Jorge Gil / Europa Press

La semana laboral de cuatro días de la Comunidad Valenciana será la primera en arrancar de España. La Generalitat de la región tiene previsto presentar su proyecto este otoño-invierno y lanzar, entonces, una web donde las empresas interesadas podrán inscribirse para poner en marcha el proyecto ya en 2022. Asimismo, y aunque la regulación no se ha terminado de definir, la intención es destinar unos 10 millones de euros a este fin, según han adelantado desde el Govern a este periódico.

«España tiene la productividad más baja de la media de la OCDE y aquí se trabajan más horas de media. Por eso tenemos que pensar a qué modelo queremos ir», ha explicado a El Independiente Joan Sanchís, economista y asesor del Secretario Autonómico de Empleo, Enric Nomdedeu, dependiente de la consellería de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo. «Cuanto los trabajadores están más a gusto, contribuyen más, están más descansados y tienen menos problemas psicológicos», destaca.

«Esto va en serio», recalca Sanchís. «Al principio nos tildaron prácticamente de locos, pero estoy convencido de que seremos una referencia», opina. El asesor se muestra orgulloso de que su equipo haya abierto un debate «que no existía» y de «ir más allá de un discurso caducado». «Ya era hora de poner nuevas propuestas sobre la mesa», afirma.

La Comunidad Valenciana ya había incluido en sus presupuestos de 2021 una partida específica, de 4 millones de euros, destinada a iniciar su proyecto de semana de cuatro días, pero finalmente no se ejecutó e irá destinada a hacerlo el próximo año. Lo justifican en que una iniciativa así exige un trabajo previo «que no se ha hecho nunca» y que, «lamentablemente» no ha sido posible avanzar tan rápido como les hubiera gustado, pero se muestran satisfechos de haber recabado las aportaciones de sindicatos, empresas y universidades.

Desde el Govern especifican que no se trata de un proyecto piloto, en cuyo caso debería tratarse como un experimento científico de política pública, controlando cómo implantan la medida las empresas que participan y cómo se comportan, también, otras empresas que no la hayan aplicado (grupo de control), en cuyo caso se trataría de un planteamiento «más cerrado».

En este caso, la Generalitat busca lanzar una convocatoria abierta con una ayuda a la innovación para las empresas seleccionadas, que sirva para pagar a los empleados por ese día que cobrarán pero no trabajarán, de manera que las empresas «no noten» que los trabajadores están descansando esas horas. Además de facilitar esa transición a los empleados, otra línea de las ayudas pretende impulsar otras contrataciones que las empresas puedan necesitar, en un primer momento, para suplir a quienes empiecen a trabajar cuatro días a la semana.

La idea de Compromís es que, tal y como aseguran que confirma la evidencia, las empresas consigan la misma productividad con sus empleados trabajando cuatro días a la semana que cuando lo hacían cinco, pero entienden que será necesario un periodo de transición hasta llegar a ese nivel de productividad en el medio y largo plazo y que las empresas a corto plazo quizá necesiten hacer frente a un eventual aumento de costes. Por eso, el plan es suplir el salario de ese día durante el primer año; durante el segundo, embolsarles solo un 50%, y durante el tercero, un 25%.

En cuanto a cuántas empresas se repartirán las ayudas, Sanchís apunta que habrá diferentes umbrales según el tamaño de la empresa, de manera que las empresas más grandes no se queden con todos los fondos, y que la ayuda se calculará en base al número de trabajadores que participen. Así, una compañía o una pyme podrá empezar a probar esta medida en solo un departamento o grupo de empleados.

Este proyecto de semana de cuatro días exigirá a las empresas que los empleados no trabajen una jornada completa (es decir, que no podrán trabajar cuatro días a la semana en lugar de cinco y recuperar las horas de ese quinto trabajando más los demás) y que cobren lo mismo que si lo hicieran. «La condición es que el salario sea el mismo», recalca el portavoz. A la vez, desde el Govern supervisarán que no se produzcan despidos en esas empresas, y además evaluarán los resultados.

También contempla itinerarios formativos sobre nuevas metodologías de trabajo donde se enseñe, por ejemplo, cómo ser más eficiente en el uso del tiempo, o facilitar recursos que ayuden a que esa medida funcione. La regulación también establecerá qué se va a evaluar al analizar la medida, que las empresas tengan un plan de actuación y de detallará cómo lo deben hacer.

A nivel nacional, el partido Más País está trabajando en su propuesta de semana laboral de cuatro días, que no consiguió que el Gobierno incluyese en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021 pero que, poco a poco, Pedro Sánchez ha ido asumiendo. Cuando el presidente presentó el plan España 2050 insistió en la necesidad de «reducir progresivamente el número de horas trabajadas» hasta llegar a las 35 horas semanales, lo que hace suponer que progresivamente el Ejecutivo dará cancha a la propuesta de Errejón.

Te puede interesar

Comentar ()