El Ibex 35 ha empezado la semana con los ojos puestos en China. El temor a una posible quiebra de la mayor inmobiliaria del mundo, Evergrande, ha arrastrado a la mayoría de los valores del índice bursátil de referencia. A cierre de sesión, perdió un 1,2%, hasta los 8.655 puntos.

Las mayores caídas se registran entre las acereras y la banca. ArcelorMittal perdió un 7,5% y otras de las siderúrgicas más importantes de nuestro país como es Acerinox obtuvo pérdidas del 4%. Respecto a las entidades que cotizan en el Ibex 35, BBVA se dejó un 7,4%, el Banco Sabadell, 3,66% Bankinter, un 3,25%, Santander un 4,80% y CaixaBank un 4,10%.

Los analistas de Link Securities hablan de impacto «sistémico» el ocasionado por la inmobiliaria china, que provocará un efecto de bajada en los mercados de renta fija y variable en China y que arrastrará «a los mercados occidentales».

«El mundo estará cada vez más atento a la forma en que Pekín maneja la situación, ya que los efectos se extienden a los mercados mundiales», insisten desde Danske Bank. Fuentes financieras explican que el impacto de la posible quiebra de Evergrande está provocando una caída «generalizada».