Economía

Los sindicatos piden que los afectados por un ERTE no consuman paro hasta julio

Unai Sordo y Pepe Álvarez, junto a Pedro Sánchez en el acto de reforma del sistema de las pensiones.

Unai Sordo y Pepe Álvarez, junto a Pedro Sánchez en el acto de reforma del sistema de las pensiones. EFE

Los sindicatos CCOO y UGT están pidiendo al Ministerio de Trabajo y Economía Social que los afectados por los ERTE (expedientes de regulación temporal del empleo) no consuman paro hasta julio de 2022. Lo están exigiendo en las reuniones en las que negocian la prórroga de esta figura que permite a las empresas aligerar costes sin tener que despedir a sus trabajadores mientras continúa afectadas por la pandemia.

Por ahora, los ERTE estarán vigentes hasta el próximo 30 de septiembre, es decir, que quedan 7 días para que finalice la prórroga actual. Sin embargo, el Gobierno ha insistido en diferentes ocasiones en que ampliará estas ayudas, pero primero debe negociar con los sindicatos y los empresarios en qué condiciones lo hará (Yolanda Díaz ha dicho: «Habrá ERTE mientras sea necesario, no vamos a dejar caer a ninguna empresa ni a ningún trabajador»).

La última vez que estuvieron en esta situación, en el mes de junio, el acuerdo para su renovación se alcanzó a 6 días de que terminase, el día 26 de mayo (finalizaban el 31). Pero esta vez las diferentes partes presentes en la negociación esperan poder llegar a un pacto este viernes, para así poder aprobar la ampliación en el Consejo de Ministros del martes, con un poco más de margen que en la anterior ocasión.

No obstante, todavía quedan aspectos en los que llegar a un punto común, como es el caso de este «contador a cero», como se designa formalmente a la figura que permite que los trabajadores en ERTE no consuman paro aunque no estén trabajando. Se trata de un punto que ha estado presente desde el 1 de octubre del año pasado y que según la normativa actual dura hasta el 2 de enero de 2022.

Desde CCOO han apuntado que entre los agentes sociales, es decir, sindicatos y empresarios, «hay consenso» para que llegue hasta junio de 2022 y que solo falta por que el Gobierno concrete su posición, aunque, ante las preguntas de este medio, desde la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) no han revelado su postura, alegando que no pueden comentar detalles mientras la mesa continúa abierta.

Por su parte, desde UGT han lamentado los «inconvenientes» para llegar a un acuerdo en este aspecto, criticando «la resistencia del Gobierno» a poner el contador a cero en relación a las prestaciones por desempleo, y también han reflejado su deseo en que se amplíe hasta, al menos, el 30 de junio de 2022. La idea de que llegue hasta mediados de 2022 tiene que ver con que esta podría ser la última prórroga de los ERTE.

Los ERTE permanentes o el Mecanismo de Sostenibilidad del Empleo

La intención del Gobierno es que esta prórroga de los ERTE sirva de piloto o experimento para más adelante crear una figura fija que evite que las empresas despidan tal y como lo hacen ahora. Desde Trabajo han bautizado esta idea como Mecanismo de Sostenibilidad del Empleo (MSE), algo que se está discutiendo en la negociación de la reforma laboral que Yolanda Díaz se ha comprometido a aprobar antes de que termine el año.

La iniciativa, que ya se ha propuesto a los agentes sociales, obligaría a las empresas a usar esta herramienta en lugar de los despidos ante crisis estacionales, y salvo en casos en los que no quede otra opción, en cuyo caso la empresa deberá justificarlo. Como en los ERTE actuales, el mecanismo permitirá a las empresas rebajar las jornadas de los trabajadores pero estos deberán trabajar un determinado mínimo de horas.

En esa línea, la prórroga actual exigirá que las empresas presenten un plan de formación para que estas puedan beneficiarse de los ERTE, y, además, las compañías deberán solicitar de nuevo la prestación antes del 10 de octubre, según las intenciones de Trabajo.

Ahora mismo apenas quedan en ERTE unos 250.000 trabajadores, según los últimos datos que maneja el Ministerio y que hizo públicos la semana pasada, de los que 80.000 están trabajando a tiempo parcial. En Seguridad Social esperan que estas cifras no cambien demasiado a final de mes. Por eso, el ministro Escrivá ya apuntó que la prioridad no es la activación de los ERTE sino la formación de esos trabajadores: «El énfasis tiene que estar en que se formen bien para que su reincorporación al mercado de trabajo se produzca en las mejores condiciones».

Autónomos

En paralelo, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones está negociando con los autónomos la prórroga de las ayudas que los protegen desde que estalló la pandemia. El departamento propuso ayer miércoles que el grueso de ellos en lugar de recibir el «paro de autónomo» vigente hasta ahora pasen a beneficiarse de exoneraciones, lo que el colectivo rechazó, pidiendo que se prorroguen las condiciones vigentes en la actualidad. Actualmente quedan unos 420.000 autónomos protegidos por las medidas que se aprobaron por la crisis del Covid-19, más que trabajadores en ERTE.

Te puede interesar

Comentar ()