Economía Reforma laboral

Yolanda Díaz obligará a las empresas a reducir las jornadas de los empleados antes de optar por el despido

El Mecanismo de Sostenibilidad del Empleo (MSE) evitaría los recortes de personal y daría más estabilidad a los trabajadores, como la ministra ha prometido a Bruselas

La vicepresidenta Tercera del Gobierno y Ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz

La vicepresidenta Tercera del Gobierno y Ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz. Eduardo Parra / Europa Press

El Ministerio de Trabajo y Economía Social ha propuesto a los agentes sociales, en el marco de la reforma laboral, la creación de un mecanismo de flexibilidad interna que permita rebajar las jornadas de los trabajadores y que sirva de alternativa a los despidos, según han explicado a este medio fuentes de la negociación.

El Mecanismo de Sostenibilidad del Empleo (MSE) podría aplicarse para reducir las jornadas de los empleados, por lo que evitaría los despidos de una manera similar a como lo consiguen los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), pero obligando a que la plantilla continuase trabajando un mínimo de horas.

A la vez, se trata de una herramienta que debería, obligatoriamente, negociarse caso a caso con los representantes de los trabajadores en cada empresa. Pero las mismas fuentes recalcan que se trata de una idea que aún está muy en el aire, puesto que este miércoles por primera vez el Ministerio la presentó por escrito. A continuación, los sindicatos UGT y CCOO y las organizaciones empresariales CEOE y Cepyme deberán debatirlo en la mesa de negociación.

Por su parte, la CEOE ha expresado su oposición a las propuestas de Trabajo en un documento que llevó a la misma reunión, han explicado fuentes de la patronal a este medio; debido a que, opinan, no van encaminadas a la creación de empleo ni a que exista flexibilidad para las empresas, algo que ven necesario.

El Ministerio de Yolanda Díaz ha prometido a la Comisión Europea modificar algunos aspectos de la reforma laboral (existe cierto debate dialéctico sobre si se trata de cambios o de una derogación), orientados a reducir el alto porcentaje de contratos temporales en España, que precarizan el mercado de trabajo.

El Gobierno, busca, así, limitar los contratos temporales, recuperar los convenios sectoriales frente a los de empresa y modificar las condiciones en que se subcontrata, pero deberá hacerlo negociando con los sindicatos y los empresarios, como exige Bruselas. Además, deberá conseguir un pacto antes de que termine el año, ya que así se ha comprometido.

Después de llegar a un punto en común, y como acaba de suceder con el acuerdo para reformar la ley de pensiones, sindicatos, empresarios y el Gobierno firmarán un anteproyecto de ley que no quedará ahí: deberá pasar por el Congreso para que los diferentes grupos políticos allí representados debatan e incluyan las modificaciones que consideren oportunas.

Las empresas deberán justificar los despidos

Pero por ahora y según el documento presentado por Trabajo al que ha tenido acceso el periódico digital eldiario.es, el Gobierno plantea que este Mecanismo de Sostenibilidad del Empleo deba utilizarse en lugar de los despidos ante crisis estacionales y salvo en casos en que sea inviable. Cuando así sea, la empresa deberá justificarlo.

De esta manera, se trataría de una herramienta para reducir la jornada de los empleados cuando «por razones de carácter imprevisible, ajenas a la voluntad empresarial, cualquiera que sea su causa, vean impedido o limitado el desarrollo normalizado de su actividad en alguno de sus centros de trabajo», y además «será preferente frente a las extinciones por causa económica técnica, organizativa o de producción», apunta el citado medio.

La empresa se comprometería a mantener los puestos de trabajo de los afectados e incumplirlo tendría consecuencias que aún no se han especificado. No ha trascendido aún si Seguridad Social rebajaría las cuotas que las empresas pagan por estos trabajadores, o cómo quedarían los salarios con este mecanismo.

La idea se menciona de soslayo en el componente número 23 (Nuevas políticas públicas para un mercado de trabajo dinámico, resiliente e inclusivo) del Plan de Recuperación enviado a Bruselas, con las siguientes palabras: «Un sistema de estabilización económica que proporcione flexibilidad interna a las empresas y estabilidad en el empleo ante caídas transitorias o cíclicas en la actividad de la empresa, con un foco especial en la formación de los trabajadores».

«Consistente en reducción de jornada o suspensión del contrato por crisis de
empresa, permitiría reforzar la inversión en formación de los trabajadores durante los periodos de baja actividad, minimizar el recurso al despido, salvaguardando el vínculo contractual del trabajador con la empresa y facilitando la reactivación del trabajador cuando termine el shock, y reducir la elevada temporalidad del mercado laboral español», se esboza.

Tres tipos de contratos

El plan de la ministra de Trabajo y Economía Social que busca acabar con el exceso de temporalidad en España pretende reducir los tipos de contratos a solo tres (el indefinido o «estable», el temporal y el de formación), como ha prometido a Europa. Actualmente existen 33 tipos de contratos en España.

Según el proyecto que Díaz quiere conseguir pactar, los tipos de contratos temporales quedarán limitados a dos, solo para cubrir bajas de trabajadores o picos de demanda, es decir, un tipo de contrato por razones de carácter productivo y otro tipo por razones de carácter organizativo. El primero servirá para atender incrementos de la actividad de la empresa no previsibles, y el segundo, para sustituir a trabajadores que tienen derecho a mantener su puesto.

No existirá la modalidad de obra o servicio, con la que los trabajadores desconocen cuándo terminará su contrato, pero sin tratarse por ello de un indefinido. Todo ello, si sale adelante la reforma laboral que el Ministerio de Trabajo está negociando con sindicatos y patronales y de la que depende la recepción de parte de los fondos europeos.

Te puede interesar

Comentar ()