Economía

Netflix ve un riesgo para su negocio adaptarse a las "diferencias lingüísticas"

El CEO de Netflix, Reed Hastings.

El CEO de Netflix, Reed Hastings. YNA/dpa

La plataforma de contenidos audiovisuales Netflix produce sus contenidos en 30 lenguas y está presente en 190 países. Sin embargo, como es lógico si se tiene en cuenta el número de hablantes de cada idioma, no todos están igual de representados. Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) ha pedido al Gobierno que fije un mínimo de la producción de plataformas audiovisuales en las lenguas cooficiales a través de la ley audiovisual que prepara el Ejecutivo. De lo contrario, asegura la formación política, presentará una enmienda a la totalidad a los presupuestos generales del Estado (PGE).

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha evitado fijar una cuota concreta de protección del catalán pero ha instado al Ejecutivo a mostrar un compromiso claro con este aspecto. Lo que pide la formación catalana es que se introduzca esta reserva para el euskera, el catalán y el galego en una ley independiente de los presupuestos. En concreto, en la ley audiovisual que prepara el Gobierno.

No obstante, la petición de Vilalta va más allá de una cuestión política, ya que Netflix considera un riesgo para su negocio adaptarse a las «diferencias lingüísticas». En el informe anual de 2020, la plataforma recoge los que considera los principales riesgos para sus operaciones. En ese apartado, el primer escollo es «la necesidad de adaptar nuestro contenido e interfaces de usuario para diferencias culturales y lingüísticas específicas».

En el listado se incluyen otros factores, como la agitación política o social y la inestabilidad económica; la dificultad de cumplir con leyes locales, cambios en las normativas de copyright o impuestos que perjudiquen las provisiones de la compañía para estos asuntos.

Incluir más contenidos en lenguas como el catalán supone, en algunos casos, un incremento de los costes para Netflix. A veces, porque sí existe la versión en catalán de algunas de las películas de su catálogo, aunque la plataforma no la ofrezca.

El catalán en Netflix

Según publicó Nació Digital en junio, en Netflix se pueden ver 13 producciones en catalán. En concreto, son cuatro series y nueve películas y la mayoría están dirigidas al público infantil.

Un informe de Plataforma per la llengua sobre el catalán en Netflix, publicado en 2019, publicaba que si bien en el catálogo se ofrecían 326 títulos con una versión doblada o subtitulada en catalán, la compañía de origen estadounidense no la ofrecía. El documento cifraba en 7 millones de euros el coste que habían tenido estos doblajes y subtítulos para la Generalitat de Catalunya.

El catalán en la gran pantalla

La batalla por las cuotas en catalán no es nueva. A final de los 90, el entonces conseller de la Generalitat Joan María Pujals viajó en varias ocasiones a Estados Unidos para lograr que las grandes productoras de cine ofreciesen sus películas en catalán. En 1999 Pujals logró que Paramount, Disney entre otras se comprometiesen a doblar 18 películas en ocho meses; la Generalitat asumía los costes.

Un año después, en el 2000 se derogó la norma que preveía sanciones para las productoras que no doblasen el 25% de las copias, pero las multas volvieron con la ley del cine aprobada por el tripartit en 2010. Un año después, un nuevo acuerdo entre majors y Govern permitió el doblaje de películas, en su mayoría, infantiles.

Ante el auge de las plataformas como Netflix, Esquerra busca que los contenidos en catalán tengan una representación mayor a la que tienen en la actualidad. Aunque no se ha precisado un porcentaje concreto, el Consejo del Audiovisual Catalán (CAC) llegó a pedir este verano que se oferte un mínimo el 50% del catálogo de producción europea al que obliga la ley también en catalán.

Entidades como la Plataforma por la Lengua y la Asociación de Actores y Directores Profesionales de Cataluña (AADPC) sugieren que esa cifra suponga el 60% del catálogo de Netflix, HBO o Disney+ disponible en catalán, aranés, euskera o gallego. En ese 60% se incluirían versiones originales, dobladas o subtituladas a las lenguas cooficiales del Estado.

Te puede interesar

Comentar ()