Unidas Podemos ha dejado claro este viernes que se niega a aceptar el compromiso del Gobierno con Bruselas para ampliar a 35 años el periodo de cómputo de las pensiones.

El secretario de Estado para la Agenda 2030 y secretario general del Partido Comunista, Enrique Santiago, se ha mostrado en contra de aumentar el número de años para calcular las pensiones y también rechaza incrementar la vida laboral de los trabajadores porque considera que «la gente no va a llegar viva» para disfrutar la jubilación.

El Gobierno se ha comprometido con la Comisión Europea a ampliar el periodo de cálculo de las pensiones de jubilación a cambio de recibir fondos europeos. Por su parte, el ministro responsable, José Luis Escrivá, asegura que se pidió así en las recomendaciones del Pacto de Toledo y también afirma que tomar más años mejorarían las pensiones de muchos trabajadores.

Otros, como Pablo Iglesias, han criticado la medida defendiendo que calcular la pensión sobre un máximo de 35 años rebajará la pensión media un 6,3%, aunque dependerá de cada carrera de cotización.

Así, Nacho Álvarez, secretario de Estado de Derechos Sociales, ha lanzado un tuit en el que se reafirma en esa opinión: «Ampliar a 35 años el periodo de cálculo de la pensión no es una medida recogida en el Pacto de Toledo, no está en el Acuerdo de Coalición, no forma parte del diálogo social e implicaría un recorte en muchas prestaciones futuras que Unidas Podemos no va a aceptar».

Por su parte, la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha señalado este viernes en Sevilla que el gobierno «siempre defenderá que la buena gestión económica tiene que ver con garantizar los derechos de las personas, particularmente las más vulnerables». «No podemos empobrecer a nuestros pensionistas, y mucho menos a nuestras pensionistas», ha subrayado.

Santiago ha realizado estas declaraciones durante un acto en el Cementerio Civil de Madrid con motivo del 42 aniversario del fallecimiento de la que fuera dirigente del Partido Comunista Dolores Ibárruri la «Pasionaria».

«Unidas Podemos no está a favor ni el PCE tampoco» de incrementar el tiempo para realizar el cálculo de la pensión de jubilación, ha precisado el dirigente del PCE después de que se ha conocido que el Gobierno ha enviado a Bruselas un documento con el compromiso de aumentar de los 25 a los 35 años el cómputo para calcular las pensiones.

«Es más, nos sorprende porque no es el acuerdo que había con los sindicatos», ha precisado Enrique Santiago, quien considera que «no puede ser» es que se exponga a trabajadores, que en muchas ocasiones soportan «condiciones de trabajo muy difíciles y empleos muy duros» a prolongar indefinidamente su vida laboral para poder optar a una pensión mínimamente digna.

«Hay que dejar bien claro en este país que no se puede jugar a la confusión», ha exclamado, antes de afirmar que «no es lo mismo la esperanza de vida de un trabajador que la de una persona que ha trabajado poco en la vida porque no lo ha necesitado o porque ha vivido de las rentas».

En este sentido, ha recalcado que los trabajadores y las trabajadoras tienen derecho a disfrutar «lo poco o mucho que les quede después de una edad más que ya suficiente, hasta los 65». Y ha añadido que «ya hasta los 67 parece bastante». Según Santiago, si se pretende prolongar la vida laboral de las personas que han trabajado 30, 35 o 40 años en condiciones de vida duras se «ahorrará mucho» porque «no van a llegar vivos a disfrutar ninguna pensión de jubilación y es algo que no se puede consentir». «Nosotros no estamos a favor de esa propuesta», ha remachado.

«La buena gestión no consiste en precarizar»

En declaraciones a los medios antes de reunirse con la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, la ministra Irene Montero ha afirmado que este gobierno «está demostrando que la buena gestión económica solo es posible si no consiste en empobrecer, privatizar y precarizar y, al final, en empeorar las condiciones de vida de la gente».

«El cuerdo de coalición es muy claro en ese sentido, no podemos empobrecer a nuestros pensionistas, y mucho menos a nuestras pensionistas, porque sobre todo son mujeres las que reciben pensiones no contributivas, que muchas veces están por debajo de los umbrales mínimos necesarios para tener una vida digna, después de haber estado toda una vida trabajando y también asumiendo las tareas de cuidados sin ningún tipo de remuneración y sin valoración social», ha manifestado.

Preguntada sobre si se podría trabajar en un tope para que no haya pensiones de 400 o 500 euros, la ministra ha respondido que «ese es el objetivo que tenemos que tener en los próximos años».

Ha añadido que «nadie se le escapa que los pensionistas, y sobre todo las pensionistas, ha sido uno de los colectivos que más han luchado para que nuestro país profundice en su democracia y también uno de los que merece más atención por parte de las instituciones porque llevan toda la vida trabajando y luchando por los derechos de las generaciones más jóvenes».

Por tanto, «debemos garantir desde las instituciones que todos ellos tienen pensiones dignas». «Hay pensiones mínimas y no contributivas que todavía son muy bajas y creo que tenemos que conseguir acuerdos que permitan no solamente no empobrecer sino mejorar la calidad de vida de nuestros pensionistas». «Máximo respeto al diálogo social que dirige el ministro Escrivá y la confianza plena en nuestra vicepresidenta, Yolanda Díaz, para hacer que esa negociación sea fructífera», ha agregado.

Por otra parte, Montero también se ha pronunciado sobre el acuerdo alcanzado por PSOE y Unidas Podemos con ERC y PNV en la negociación de la ley de estabilización de la función pública para que los interinos con cinco años de trabajo en la administración pública puedan consolidar su plaza con un concurso de méritos, del que ha dicho que «es una buena noticia».

«Es una buena noticia que podamos hablar de unas enmiendas que permitirán que aquellos funcionarios que tengan un nivel de temporalidad en este momento y, por ejemplo, que lleven cinco años en posiciones de temporalidad a través de concursos, si son menos de cinco años de concurso-oposición, puedan optar a estabilizar su situación».