Economía

El Gobierno pagará 5.000 millones en pensiones para compensar la subida de los precios de este año

Personas que hacen fila afuera de un banco donde pagan jubilaciones y planes sociales este viernes, en Buenos Aires, Argentina.

Personas que hacen fila afuera de un banco donde pagan jubilaciones y planes sociales este viernes, en Buenos Aires, Argentina. EFE/Juan Ignacio Roncoroni

El Gobierno pagará en 2022 unos 5.000 millones de euros en pensiones para suplir el incremento de los precios de la vida, según han calculado en el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y han informado a este medio fuentes del mismo.

En concreto, Seguridad Social ha estimado que pagará «algo más» de 2.000 millones de «paguilla» a los jubilados en enero, ya que la inflación de este año ha superado la prevista. Este año, el Gobierno incrementó las pensiones estimando que de enero a diciembre el índice de precios al consumo (IPC) subiría un 0,9%, pero finalmente quedará alrededor de un punto y medio por encima de eso, es decir, más cerca del 2,4%. Esta es la estimación de Funcas, que tiene en cuenta las previsiones de más de 20 organizaciones y servicios de análisis.

A la vez, el Estado calcula que deberá pagar «algo más» de 3.000 millones de euros por la revalorización de las pensiones con el IPC que se ha aprobado este año, por lo que deberá abonar más de 5.000 millones en total. En julio, el Gobierno, los sindicatos UGT y CCOO y los empresarios de CEOE y Cepyme acordaron vincularlas a la inflación a partir del 1 de enero de 2022.

Son cifras que ahora sí pueden calcularse, una vez se ha conocido el IPC del mes de noviembre, que el Instituto Nacional de Estadística (INE) cifró la semana pasada en el 5,4% frente al mes anterior. Es el más dato elevado desde septiembre de 1992, y supone el décimo mes en tasa positiva consecutiva.

Según lo pactado, las pensiones se revalorizarán anualmente con la inflación media anual registrada en el mes de noviembre del año anterior, y si esta resultase negativa, ese año permanecerán inalteradas. Por eso, este enero será la última vez que los jubilados recibirán esta «paguilla» compensatoria del año anterior, puesto que a partir de 2022 las pensiones ya estarán revalorizadas teniendo el cuenta el alza de la vida del ejercicio previo, y los jubilados cobrarán mes a mes lo que les corresponde.

A esta paga extra tienen derecho todos los pensionistas y jubilados que reciben una prestación de la Seguridad Social. Así, previsiblemente la «paguilla» supondrá aproximadamente un 1,5% más que su pensión anual, alrededor de los 200 euros, de media. La pensión media de jubilación asciende en España a los 1.193,81 euros, un 2,22% más que un año antes, y actualmente la cobran en España 6.190.182 personas.

La de los nuevos jubilados está 200 euros por encima de esta media, situándose la de septiembre, última fecha disponible, en los 1.419,84 euros. Esto es debido a que quienes ahora están retirándose del mercado laboral cotizaron más que las generaciones anteriores. En cambio, por ejemplo la pensión media de viudedad fue de 741,93 euros al mes.

El acuerdo de pensiones decidió ligarlas a los precios

El acuerdo de las pensiones al que llegaron en julio el Gobierno, los sindicatos y los empresarios decidió vincularlas a la inflación, para que los jubilados no pierdan poder adquisitivo aunque suban los precios cada año. Asimismo se decidió que retirarse dos años antes de la edad legal tendrá un mayor coste que ahora, y que alargar la vida laboral contará con más incentivos.

De esta manera, a partir del 1 de enero se garantiza el mantenimiento del poder adquisitivo de los pensionistas. Es decir, que los jubilados podrán seguir comprando las mismas cosas con su pensión independientemente de si suben los precios con la inflación, gracias a que las pensiones se suben anualmente con el IPC medio anual registrado en el mes de noviembre del año anterior, y si este resultase negativo, ese año permanecerán inalteradas.

Además, los integrantes del acuerdo se comprometen a evaluar cada 5 años los efectos de esta medida, y se proponen actuar si fuese necesario corregir alguna desviación para mantener el poder adquisitivo de las pensiones. Con este cambio, los agentes sociales suprimen uno de los aspectos más polémicos de la reforma de pensiones de 2013: el índice de revalorización de las pensiones (IRP), que limitaba su subida anual a un 0,25% en situaciones de déficit, y que generaba inseguridad en muchos jubilados.

Sin embargo, los precios aún podrían subir algo más. Según el consenso de Funcas, la inflación media de 2021 se situará en el 2,4%, pero hay instituciones que opinan que quedará por encima de eso. Es el caso de la Comisión Europea, que sitúa la inflación española de 2021 en el 2,8%, mientras que en 2022 también espera que termine especialmente alta, en el 2,1%, frente al 1,6% al que apuntan, de media, los analistas.

Son datos que incluyen cuánto subirán los precios en diciembre, mes que no se tiene en cuenta para la revalorización de las pensiones, pero que dan una idea de dónde podría situarse el techo de este incremento este año, especialmente marcado por la subida del precio de la energía, sobre todo de la electricidad, del gas y del gasóleo para calefacción.

Te puede interesar

Comentar ()