Economía

Endesa disparará sus inversiones para salirse del gas y descarta la subida del dividendo a corto plazo

La compañía prevé que sus beneficios crezcan casi un 20%

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, durante el discurso de la junta de accionistas

José Bogas, consejero delegado de Endesa. ENDESA

Endesa continuará con su política del pay out del 70% hasta, al menos, el 2024. La compañía ha presentado este jueves a los inversores el nuevo plan estratégico para los próximos tres años y recalca que no incrementará el pago del dividendo a sus accionistas para seguir acometiendo inversiones.

Dichas inversiones serán para migrar a un modelo mucho renovable y abandonar la venta y suministro de gas, tal y como ya adelantó ayer su matriz, Enel, en su plan estratégico. La eléctrica prevé unas inversiones de 31.000 millones, lo que supone incrementarlas en un 22%.

De esta forma, la empresa alcanzará los 12.3 mil MW solares, eólicos e hidráulicos a final del plan, creciendo un 48% respecto a los 8.3 mil MW con que concluirá previsiblemente 2021. El crecimiento en renovables permitirá que el 92% de la producción de energía en la Península Ibérica a cierre de 2024 esté libre de emisiones de CO2, seis puntos porcentuales más que a final de 2021.

Por otra parte, la compañía ha ajustado sus previsiones financieras y gracias a “la mayor demanda eléctrica en los próximos años”, el beneficio neto ha sido revisado. Así, las ganancias previstas para 2024 serán cercanas al 20%. En el mismo sentido, el porcentaje de la deuda corporativa ligada a objetivos de sostenibilidad pasará del 59% previsto en 2021 al 80% en 2024.

Respecto al resultado bruto de explotación (ebitda) ordinario, la compañía espera que aumente un 18% desde 4.000 millones estimados para 2021 hasta 4.700 millones de euros en 2024, como resultado del esfuerzo inversor y la mejora del contexto de mercado. 

José Bogas, consejero delegado de Endesa, ha insistido que “con esta actualización del plan estratégico, acompañado de una renovada visión a 2030 y un nuevo hito clave como es la completa descarbonización en 2040, Endesa quiere mantener su liderazgo en el mercado ibérico sobre la base de unos activos de primer nivel y una exitosa gestión como empresa verticalmente integrada. El adelanto temporal de 2050 a 2040 para ser una empresa totalmente libre de emisiones se sustenta en una sólida cartera de proyectos renovables que alcanza los 80 gigavatios. Acompañaremos la consecución de este hito clave con una apuesta decidida por la electrificación de los consumos ganándonos la lealtad de nuestros clientes mediante la generación de valor tanto para ellos como para la compañía”.

“La inversión prevista en este plan 2022-2024 va a permitir un sólido crecimiento tanto del ebitda como del beneficio neto, en ambos casos del 18%, hasta 4.700 millones y 2.000 millones, respectivamente. Este crecimiento estará fundamentado sobre el despliegue de nueva potencia renovable, la mejora del contexto de mercado, y el mejor comportamiento esperado del negocio de comercialización de luz y gas sobre la base de la tendencia a la electrificación y nuestra propia estrategia comercial”, asegura Luca Passa, director general económico de Endesa.

Te puede interesar

Comentar ()