Economía | Empresas | España

Las eléctricas presionan a Ribera para que cambie su opinión sobre el cierre de las nucleares

Francia pone en marcha un plan para la construcción de nuevas plantas

Una de las centrales nucleares de España

Una de las centrales nucleares de España Flickr

Las eléctricas vuelven a la carga y anhelan el nuevo plan de nuevas construcciones de centrales nucleares que va a iniciar Macron para depender menos del gas. Mientras el Gobierno y la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, no quieren mirar atrás y apuestan por el Plan Nacional Integral de Energía y Clima 2021-2030 (Pniec), que supondrá el cierre de todas las plantas de esta tecnología para producir electricidad, parte del sector energético vuelve a reclamar que se reconsidere el papel de las nucleares.

Fuentes del sector eléctrico aseguran que durante los últimos años “se ha demonizado a la energía nuclear erróneamente” que ha permitido “aliviar el coste de la energía eléctrica” en momentos en los que el mercado ha estado tensionado. 

En España se encuentran en funcionamiento 5 centrales nucleares, 2 de las cuales disponen de 2 reactores cada una (Almaraz y Ascó), por lo que suman 7 reactores de agua ligera, con una potencia eléctrica instalada de 7.398,77 Megavatios (MW).En los últimos años se han cerrado dos reactores, los de Zorita y Garoña porque expiraba su vida útil. Un tercero, Vandellós I, se cerró en 1989. 

El Gobierno de coalición durante los últimos años ha insistido en que España debe migrar a una energía renovable y depender 100% de ella allá por 2050, si bien es cierto que esta empresa es muy complicada por las grandes inversiones que se necesitan, sobre todo, en infraestructuras para almacenar dicha energía. No obstante, el Ejecutivo aspira a invertir 500.000 millones hasta esa fecha para cumplir con los objetivos.

Y es que el Gobierno asegura que si se alcanza este hito, al final del período aumentaría el PIB un 2% y crearía hasta 350.000 empleos -un 1,6% más-, ahorraría 344.000 millones en importaciones -pasarían del 73% al 13%- y reduciría la mortalidad asociada a la contaminación atmosférica un 64% con relación a 2010. 

Las fuentes del sector consultadas explican en este sentido que el cierre de las nucleares en menos de una década podría “evidenciar problemas en el suministro energético” ya que, como se ha subrayado anteriormente es la tecnología de la que más depende en la actualidad España. España, de acuerdo a los datos ofrecidos por la Comisión Europea, es el segundo país con mayor generación eléctrica que proviene de las nucleares, con un total de 7.121 MWh, tan solo por detrás de Francia. 

De hecho, la dependencia de las nucleares es tal que, a pesar de que España quiere dirigirse a las energías verdes, Endesa e Iberdrola generaron más de 1,5% de electricidad con este tipo de tecnología que hace un año, según sus últimas cifras que constan en sus cuentas trimestrales de septiembre.

La patronal de las empresas que generan este tipo de energía, Foro Nuclear, declaró recientemente que “el parque nuclear español podría garantizar la cobertura a largo plazo de todos los contratos (la potencia contratada representa el 6,5% de la instalada pero proporciona más del 20% de la demanda anual), a tarifa regulada PVPC, actualmente indexados al precio del mercado mayorista, a un precio estable y muy inferior al actual”.

En el espejo de Francia

El debate en España ha vuelto una vez que Francia vuelve a dar un espaldarazo a las centrales nucleares. El presidente del país vecino, Emmanuel Macron, anunció esta semana una inversión de 30.000 millones de euros, dentro de su plan ‘France 2030’, para reindustrializar el país a través de la transición ecológica y digital. En concreto, entre las medidas figura una inversión de 1.000 millones de euros para la construcción de nuevos reactores nucleares.

En este sentido, fuentes del sector eléctrico inciden en que el Gobierno debería replantearse su estrategia y no descartan “abrir una nueva ronda de reuniones” con la ministra Ribera para abordar dicha cuestión. 

Más aún, tal y como contaba Expansión, Francia dispara a niveles récord la venta de energía nuclear a España, con cotas que han estado llegando en las últimas semanas a los 2.000 megavatios/hora.

No obstante, el sector eléctrico alega que al contrario que Francia, “España debería acometer inversiones en reformas y no en construcción” de nuevas infraestructuras ya que “la gran parte de las centrales están en perfecto estado de conservación”. 

A pesar de las peticiones del sector eléctrico, fuentes del Ministerio de Energía aseguran que “el Gobierno no respaldará la petición de algunos estados miembro de incluir el gas natural o la nuclear en dicha lista, con independencia de la posibilidad de que se puedan seguir acometiendo inversiones en una u otra”.

Te puede interesar

Comentar ()