Economía

La fiebre por las plantas encumbra a la Monstera: "El motor es Instagram"

Hojas de una monstera variegata.

Monstera variegada. Huy Phan/Pexels

Monsteras en las casas de los famosos. En los pisos de estudiantes. Monsteras en Instagram. Monsteras en las tiendas de plantas, pero también en las de decoración. En Ikea puedes encontrar esta planta, de plástico, por 40 euros. En Maisons du Monde, por 70 euros. Esta redactora este invierno ha encontrado también collares, pendientes y anillos con forma de hoja de Monstera, hasta lámparas con su aspecto. La planta original, viva, puede costar entre 5 euros, de unos pocos centímetros, y más de 2.000, porque su fama ha catapultado la fiebre por conseguir la variedad más extravagante e inusual.

«Es el Louis Vuitton de las plantas», cuenta Magalí Puig, la experta en plantas de Colvin, una tienda online especializada, en referencia a la Monstera Variegada. La Variegada es una variedad difícil de encontrar que tiene la mitad de sus hojas blanca y la otra mitad verde, como se aprecia en la foto que acompaña este artículo. Ella misma hizo traer una de Holanda para su casa. No desvela cuánto pagó pero sí asegura que en la naturaleza el color blanco es muy difícil de conseguir y de ahí viene su alto precio, porque prácticamente es una figura de coleccionista.

Un vistazo rápido a los datos de las búsquedas de Google revela que la popularidad de esta planta ha pasado del 0 al 100 en cuatro años y a nivel mundial. Entre 2006 y 2016 su popularidad, según la mide el buscador, rozaba el cero permanentemente, en 2017 empezó a crecer y llegó al 100 en 2020. En España el pico se ha alcanzado en 2021, aunque durante todo 2020 no paró de crecer.

La gente se ha vuelto loca, esa es la sensación que tenemos»

víctor rodado, cofundador de miniplanta

«El motor es Instagram», piensa Víctor Rodado, cofundador de otra web de venta de plantas online, Miniplanta. «La gente se ha vuelto loca, esa es la sensación que tenemos», asegura. Rodado confirma que la Monstera siempre está en el top tres de sus plantas más vendidas. Ellos la ofrecen en tres tipos: la minima, la adansonii y la deliciosa, y calculan que entre las 30 o 40 plantas que tienen disponibles, la Monstera representa el 20% de las ventas.

Y eso que la planta no es una novedad de los últimos años, ni siquiera del siglo XXI. Todos los vendedores de plantas consultados para este reportaje coinciden en que la Monstera es una maceta muy común en gran parte de los portales de los barrios más castizos de Madrid y muchas otras ciudades, donde se pueden encontrar especies de varios metros de alto y años de vida. También es común en los pueblos, en las casas de las abuelas.

España las ha conocido tradicionalmente como costilla de Adán, una especie de Monstera con más división entre sus hojas que en el caso de la adansonii, donde las aberturas son más bien agujeritos que no llegan al final de la hoja, y que la minima, en la que parece que se han recortado sus hojas desde fuera. La planta resulta especial precisamente por esos «rotos» tan llamativos que se crean para que la luz del sol llegue a las hojas de más abajo.

Pero, si ha estado en el país desde hace decenas de años, ¿por qué ahora hay un boom? Rodado, de Miniplantas, lo atribuye a una mezcla de la fiebre de las redes y la pandemia. «Lleva existiendo toda la vida pero de repente Instagram se hace fuerte, las influencers están más en sus casas, entonces las casas tienen que ser bonitas y una forma de conseguir que las casas sean bonitas es tener plantas», resume.

Eso también ha llegado a otro tipo de plantas: «Hay una especie de fanatismo contagioso no solo por la Monstera sino por todas las plantas que salen en Instagram», confirma. Es algo que también ha apreciado Felipe Fontanet, CEO y fundador de Homy Jungle, otro pequeño e-commerce de plantas a domicilio. Asegura que la Monstera está en el top ventas desde que arrancó su proyecto en 2019 y que puede vender hasta 500 Monsteras en un mes.

Fontanet ve normal que se venda muy bien: «Es muy llamativa y y crece tan rápido que el que la tiene se emociona porque enseguida tiene una hoja nueva. Es bastante divertida de tener en casa frente a otras plantas que apenas se mueven». Además, revela que, mientras que cuando inició su negocio no encontraban a ningún productor español de Monsteras, ahora sí existen y han conseguido no depender de la importación de Holanda -de donde la obtienen el resto de vendedores consultados-, trayéndolas de Almería y Comunidad Valenciana, por lo que está creando oportunidades de negocio.

Los nuevos negocios online de plantas

De la misma manera, el boom del comercio electrónico de plantas ha generado una oportunidad para un sinfín de webs como las consultadas. Colvin nació en 2016 de la mano de Andrés Cester, Sergi Bastardas y Marc Olmedillo y ya cuenta con más de 250 trabajadores y está disponible en España, Portugal, Italia y Alemania. Facturó 15 millones de euros en 2020 y en 2021 tienen previsto alcanzar los 30 millones.

Por el momento fan por las plantas, en 2020 incrementaron su plantilla en un 20%. Aseguran que la demanda se llegó a multiplicar por cuatro en algunos momentos. En Homy Jungle, que nació en 2019, prefieren no compartir cifras de facturación, pero aseguran que están encontrando el punto de equilibrio de negocio, y Miniplanta, que nació durante el confinamiento, dicen que han facturado 350.000 euros este año y que cuentan con unos 25.000 clientes. Los tres son especialmente populares en Instagram, donde se anuncian.

Lo que parece claro es la relación entre el auge de las plantas y la pandemia del Covid-19. «A raíz de la pandemia, sobre todo, hemos empezado a estar más en casa y a conectar de nuevo con todo lo relacionado con la naturaleza», asegura Puig, de Colvin. Lo prueban también los datos de los productores: en la Comunidad Valenciana, segunda región que más produce, las ventas del sector se han disparado un 30% frente a antes del Covid-19, según datos de la Asociación Valenciana de Agricultores (Ava-Asaja) y la Asociación Profesional de Flores, Plantas y Tecnología Hortícola (Asfplant) y recogidos por El Economista

Además, según la Asociación Española de Floristas (AEFI) nueve de cada diez flores que se vendieron en 2020 a través del e-commerce. El valor total de la producción nacional es de 1.000 millones, siendo las principales comunidades productoras: Andalucía, la Comunidad Valenciana, Cataluña, Canarias, Aragón, Galicia y Murcia.

Te puede interesar

Comentar ()