Economía | Empresas

EEUU impide a Iberdrola acometer la mayor inversión de la compañía en el país

La operación de compra de PNM Resources suponía un desembolso de 3.600 millones

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. IBERDROLA

Golpe de Estados Unidos a Iberdrola. A pesar de que Ignacio Sánchez Galán, presidente de la compañía, ha mantenido varias reuniones con los principales políticos estadounidenses para fortalecer las relaciones el regulador energético de Nuevo Mexico ha rechazado por unanimidad la compra por parte de la filial de la eléctrica de PNM Resources.

Avangrid, controlada en un 81,5% por Iberdrola, anunció en octubre de 2020 la gran operación en Estados Unidos, que calificó de «amistosa, aprobada y recomendada por el consejo de administración de PNM Resources a sus accionistas». Esta operación hubiera supuesto el desembolso de unos 3.600 millones de euros para continuar con sus planes en energías renovables que lleva a cabo Iberdrola en todas sus regiones donde opera.

De hecho, la compañía española iba a llevar a cabo diversos proyectos en Estados Unidos para que esta operación acabara con un valor de la filial de unos 20.000 millones de euros. 

«Estamos evaluando los próximos pasos que tenemos por delante… Mientras, esperamos dar un día la bienvenida a Nuevo México a la familia Avangrid, nuestro futuro sigue siendo brillante», dijo Avangrid en un comunicado.

El regulador estadounidense rechaza la operación ya que, a su juicio, Sánchez Galán controlaría en su totalidad la empresa local. Además, pone en tela de juicio el buen servicio que otorga Avangrid a sus clientes,algo que podría extenderse a los contratos de PNM. Además, EEUU alerta sobre «la capacidad de regular posibles conflictos de intereses en la estructura corporativa del propietario español de Avangrid, otras preocupaciones éticas y el pobre historial de Avangrid con servicios públicos en el noreste del país”.

En sendos comunicados, tanto Avangrid como PNM lamentan la decisión del regulador estadounidense y las dos empresas desean que la situación pueda arreglarse para, que en un futuro próximo, pueda llevarse a cabo el proceso de compra.

Te puede interesar

Comentar ()