Economía | Empresas

2.418 trabajadores solicitan su marcha a Telefónica tras su plan de salidas voluntarias

Supera el 80% de la cifra máxima acordada entre compañía y sindicatos

Nuevo logo de Telefónica en la fachada de su sede en Las Tablas (Madrid)

Edificio de la sede de Telefónica. Europa Press

Telefónica ha conseguido ampliamente el objetivo que se había marcado en su plan de salidas voluntarias. En concreto, 2.418 trabajadores han solicitado acogerse al PSI que se abrió a finales de 2021. Esta cifra supone que el 80% del máximo fijado se ha cubierto y a partir de las próximas semanas se firmarán los finiquitos con los empleados.

Según fuentes de la compañía, la marcha de estos trabajadores tendrá un coste de unos 1.400 millones de euros, que saldrán de las provisiones que Telefónica posee para estos casos. 

No obstante, estas cifras son estimativas y no definitivas ya que la compañía y el comité de empresa deberán examinar uno por uno los casos ya que Telefónica se puede reservar el derecho a veto porque no cumplan con las condiciones estipuladas. 

A diferencia de otros planes de salida, como el de 2016 y 2019, en el que podían apuntarse todos los empleados, en esta ocasión se ha diseñado un plan en el que se segregaba a la compañía en dos áreas, una de ellas considerada crítica para la actividad de la compañía y la otra, no.

El plan de salidas se dirige a mayores de 54 años de todas las direcciones de la empresa. En el caso de las posiciones de Coordinador, Jefe y Gerente podrán adherirse al plan de suspensión individual el 100% de este colectivo (214 personas), mientras que en las unidades críticas se pueden apuntar como mucho un 38% (483 personas) y en las unidades no críticas un máximo del 75% (2.286).

Entre los beneficios, la empresa abonará un 68% del salario íntegro hasta que cumplan los 65 años a los nacidos en 1.967 y un 65% del salario para los nacidos con anterioridad. Además, cotizará por ellos a la Seguridad Social hasta esa edad y les sufragará el seguro médico. También mantendrán las aportaciones al plan de pensiones, con la obligación de que el trabajador aporte también su parte.

Fuentes sindicales explican a este periódico que las primeras salidas se han firmado ya y algunos empleados que trabajan en área de gerencia, jefatura o coordinación, así como de personal del resto de áreas no críticas ya han negociado su salida.

Te puede interesar

Comentar ()