Economía

Tres baldosas para relanzar un bar en Madrid: "Se pondrán terrazas donde no se había planteado"

José Antonio Aparicio, presidente de Hostelería Madrid, comenta para 'El Independiente' las claves de la nueva ordenanza municipal de terrazas en Madrid

Un camarero sirve en una terraza en Madrid.

Un camarero sirve en una terraza en Madrid. Marta Fernández / Europa Press

2,8 metros de acera son suficientes para que un establecimiento en Madrid disponga de la nueva modalidad de terraza con mesas altas de baja ocupación (un tablero máximo de 50 cm x 50 cm y dos taburetes). Hasta ahora el ancho mínimo era de 3,7 metros, 90 centímetros más; o lo que es lo mismo, tres baldosas que abrirán una opción a bares que carecían de esta posibilidad al aire libre. «Es imposible cuantificar el efecto directo, pero va a tener una gran repercusión en zonas de Madrid en las que nadie se planteaba poner una terraza, como en barrios residenciales o en distritos de fuera de la M-30», comenta en conversación con El Independiente José Antonio Aparicio, presidente de Hostelería Madrid, tras la aprobación de la nueva ordenanza de terrazas.

El pleno de ayer en el Ayuntamiento de Madrid confirmó la propuesta del Gobierno de PP y Ciudadanos, que ha contado únicamente con el apoyo de Recupera Madrid. Además de la novedad en las dimensiones exigidas para colocar una mesa en la acera, la normativa fija para el epílogo de 2023 el fin de las estufas de gas de la hostelería y la permanencia de 900 de las 950 terrazas que se han instalado en bandas de aparcamiento. «Como en cualquier negociación, hemos tenido que ceder cosas para potenciar otras. Es una ordenanza de la que tenemos una valoración general positiva», afirma Aparicio. El presidente de Hostelería Madrid asegura que la asociación busca «el equilibrio y no posiciones de dominancia». «Hay zonas en las que se debe regular y recortar, pero debe hacerse solo en los sitios en cuestión, no en todos los distritos por igual».

La ordenanza introduce un nuevo parámetro para autorizar la instalación de terrazas: el concepto de saturación en una calle o zona. Este indicador ayudará a encontrar el equilibrio entre la actividad de la terraza y el entorno, aspecto que la hostelería madrileña ve como «un paso positivo para asegurar la sostenibilidad de las terrazas». El reglamento aprueba también un endurecimiento en el régimen sancionador, con la incorporación de la gravedad por la acumulación de infracciones y la introducción de la posibilidad de extinguir la autorización de las terrazas.

El valor de las terrazas

Aparicio destaca la trascendencia de la variación en el comportamiento del cliente por el coronavirus. «El fenómeno de las terrazas en toda Europa, no solo en Madrid, es un elemento estratégico indiscutible. El miedo a los contagios ha aumentado la demanda de espacios abiertos. Si aquí damos 300.000 servicios diarios la normativa debe intentar regularlo. Es una ordenanza necesaria y positiva». El representante de los hosteleros de la capital señala la modificación referente a la anchura de la acera como «uno de los puntos más importantes» del nuevo tablero de juego. «Permitirá tener actividad a los negocios en lugares que no la tenían sin interferir en el peatón. Les das una vía económica que hasta ese momento no tenían», asevera Aparicio.

«Si dar empleo y mantener empresas abiertas no es nada…»

José Antonio Aparicio, presidente de Hostelería Madrid

Frente a la decisión de mantener durante 2022 y 2023 aquellas terrazas que estén en bandas de estacionamiento, quedando limitado su funcionamiento hasta las 00:00 horas, se han posicionado varias formaciones políticas; sin embargo, la postura más airada ha sido la del PSOE, que sostiene que la resolución «afecta al descanso» de los vecinos y «regala el espacio público de Madrid a cambio de nada». Aparicio ha replicado con contundencia estas palabras. «Ninguna ocupación de espacio público por una terraza de veladores es gratis en Madrid. En 2019 el ingreso del Ayuntamiento por terrazas fue de 9,6 millones de euros y la previsión para 2022 dice que embolsarán 12,8 millones de euros (9,8 millones de las terrazas convencionales y 3 millones de las terrazas en bandas de aparcamiento). Si dar empleo y mantener empresas abiertas no es nada… Gracias a estas concesiones se han podido mantener a flote empresas, lo que ha evitado costes laborales muy significativos».

Satisfacción entre los hosteleros

La asociación Hostelería Madrid ha trasladado su agradecimiento al Ayuntamiento de Madrid, «por extender las terrazas para favorecer el servicio de restauración a los madrileños en las mejores condiciones sanitarias». Según ha transmitido Hostelería Madrid, las medidas han sustentado «más de 7.000 establecimientos en Madrid, 21.000 empleos y 300.000 servicios diarios a los madrileños». La agrupación indica que no renuncia a la oportunidad de que estas terrazas continúen a partir de 2024, «como están legislando en muchas ciudades españolas y europeas».

Hostelería Madrid ha ensalzado «la habilitación de la Comisión de terrazas para tomar medidas en situaciones excepcionales» y la aprobación de nuevos modelos de terraza.

Para Juan José Blardony, director de Hostelería Madrid, este reglamento «avanza en una ordenación de futuro para la terrazas en Madrid y lo hace encontrando el equilibrio que deben tener y que nos demandan los madrileños entre su consumo y el descanso». Desde Hostelería Madrid han apuntado que la prohibición de instalación de estufas de gas «debe ir acompañada de un plan de ayudas al sector para su sustitución y de facilidades administrativas para realizar las obras de canalización de tomas eléctricas y demás requerimientos técnicos».

Te puede interesar

Comentar ()