Economía | Finanzas

El precio de los carburantes toca máximos y se prepara para otro incremento fiscal

La gasolina se encareció en España un 30% durante el año pasado

Un coche reposta en una gasolinera.

Un coche reposta en una gasolinera. EUROPA PRESS

Tras un breve respiro, los precios de los carburantes vuelven a tocar máximos históricos. La última actualización del Boletín del Petróleo de la Unión Europea deja un panorama difícil de digerir para los españoles que se suben a un automóvil todos los días. Según los datos del pliego semanal, el litro de gasolina se dispara hasta los 1,52 euros mientras que el diésel alcanza los 1,40 euros.

El 11 de noviembre, los derivados del petróleo alcanzaron máximos históricos y desde esa fecha hasta que comenzara enero se registraron caídas semana a semana. Sin embargo, el encarecimiento del petróleo ha provocado que los dígitos de las gasolineras vuelvan a escalar a cotas jamás vistas.

La tendencia alcista, por tanto, sigue creciendo tras un 2021 para la historia. El litro de diésel en España cerró a mes de diciembre por encima de los 1,38 euros, lejos de los 1,065 que se pagaban en las estaciones de servicios a cierre de 2021. Así, llenar un depósito de gasóleo A se encareció un 30%.

Lo mismo ocurrió con la gasolina sin plomo 95, que pasó de 1,182 a 1,511 euros el litro, lo que se traduce en un encarecimiento de un 27,8% más.

La crisis de Rusia no ayuda

Una de las principales razones por las que los carburantes hayan vuelto a coger carrerilla es la situación geopolítica. La tensión entre Ucrania y Rusia ha provocado que el barril de fuel esté en máximos de siete años. El precio del barril de West Texas Intermediate (WTI), de referencia en Estados Unidos, ya vale 88 euros mientras que el de Brent, de referencia en Europa tiene un valor de 90 euros.

La incertidumbre en el mercado de las materias primas por culpa del contexto político internacional es total y el fuel se ha encarecido un 16%, lo que se traduce en un encarecimiento en las gasolineras.

Pero estos precios podrían seguir creciendo y, de acuerdo a un reciente informe de Bank Of America, el barril del petróleo podría tocar los 12o euros durante el presente año. «En estas circunstancias, es poco probable que los precios del gas y del petróleo a corto plazo retrocedan definitivamente», señala Edmond de Rothschild AM. 

Los hay más pesimistas y JP Morgan asegura que de continuar la tensión entre Ucrania y Rusia y se produce un escenario más tensionado, el barril de fuel podría subir a los 150 dólares.

Un hachazo fiscal en el horizonte

Pero el peso de la mochila que está soportando el precio de los carburantes podría incrementarse si sale adelante la idea en la que trabaja el Ejecutivo de Pedro Sánchez en su próxima reforma fiscal. El Ministerio de Hacienda ya tiene en su agenda añadir nuevos impuestos al diésel y a la gasolina.

Según avanzó El Mundo, los expertos que trabajan en el asesoramiento de la reforma fiscal que planea María Jesús Montero abogan por incrementar los gravámenes tanto al diésel como a la gasolina. La subida de impuestos en el carburante de Sin Plomo 95 y 98 no entraba en los planes del Ejecutivo, si bien la nueva hoja de ruta contempla un encarecimiento, aunque aún no se ha establecido cómo se aplicarán dichos impuestos.

La batería de impuestos que soportan los carburantes hace que su precio suba al doble después de sumar los costes de la materia prima, los de distribución y el beneficio de las empresas petroleras. En concreto el gravamen supone un encarecimiento del 52% para la gasolina y del 48% para el gasóleo de automoción.

Cada litro de combustible tiene que soportar varios impuestos. El primero y más gravoso de todos es el Impuesto Especial de Hidrocarburos, una cantidad fija que se aplica a cada litro de combustibleLe sigue el IVA (al tipo del 21%), común a casi todas las transacciones, que sube la factura en la gasolinera otros 0,20 céntimos cada litro.

Te puede interesar

Comentar ()