Economía | Transporte

Los españoles apuestan por el coche eléctrico más que alemanes y franceses

El 78% de los consumidores asegura que su próximo vehículo será híbrido o eléctrico, frente al 55% de los alemanes o el 61% de los franceses.

Un Volkswagen eléctrico, en el salón de París.

Es un proceso imparable pese a que avanza a ritmo lento y de forma desigual en cada país. La transición en el sector de la automoción hacia modelos medioambientalmente más sostenibles sigue su curso en España. Por el momento, las cifras siguen situando a los vehículos eléctricos como una opción minoritaria pero cada vez en menor medida. Su implantación es notablemente mayor a medio plazo. La inmensa mayoría de los españoles manifiesta ya su deseo de dar el paso, de abandonar las opciones de gasolina y diésel, y cantarse por opciones híbridas, eléctricas o incluso de gas.

Lo hacen además en una proporción mayor a la de otros países europeos como Alemania o Francia. Casi ocho de cada diez españoles asegura que el próximo vehículo que adquiera será híbrido o eléctrico y apenas. Una encuesta del Banco Europeo de Inversión (BEI) muestra cómo el 78% de los consultados se decanta por arrinconar cualquier opción de coche de gasolina o diésel en favor de otra modalidad más limpia. El muestreo, de algo más de 30.000 entrevistas, se hay extendido por toda Europa y muestra cómo los españoles se sitúan entre los más dispuestos a la adquisición de este tipo de vehículos.

En países como Alemania el porcentaje de la población dispuesta a cambiar cae hasta el 52% y el 61% en el caso de la vecina Francia. En otros países como Bélgica, Austria, Bélgica o Luxemburgo también el peso que aún conserva la opción del diésel o la gasolina es significativamente mayor a la de nuestro país. En términos generales, España se sitúa muy por encima de la media europea, que el estudio fija para la zona Euro en el 67%.

En cuanto al tipo de vehículo ‘limpio’ por el que se optaría con mayor demanda destaca la opción híbrida. El 44% de los futuros compradores de automóviles se decidiría por esta opción, por encima del 33% de los nuevos compradores que elegirían un modelo 100% eléctrico. La media de la Unión Europeo refleja una preferencia con porcentajes diferentes. Cuatro de cada diez asegura que su próximo coche sería híbrido, tres que será eléctrico y los otros tres de gasolina o diésel.

312.000 coches eléctricos en 2021

La aceptación de este mercado ha ido aumentando de modo progresivo en los últimos años, al mismo ritmo que aumentaba la conciencia medioambiental sostenible. A la mayor oferta y abaratamiento de modelos, así como incremento de los puntos y opciones de recarga, se ha sumado una cada vez mayor actitud de respeto al medio ambiente. El pasado ejercicio 2021 se cerró con un aumento de ventas del 55% respecto al año anterior en este mercado de vehículos. En España se vendieron 312.295 unidades eléctricas, híbridas o de gas, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC).

Estas cifras llevan aparejadas una caída de ventas de las opciones más contaminantes, como son los vehículos de gasolina y diésel. En el primer caso, el año pasado se vendieron un 8,6% menos unidades que el año anterior y un 17,4% menos en el caso de los vehículos diésel.

Los coches híbridos no enchufable son por el momento los que más demanda registran. Uno de cada cinco automóviles que se vendió el año pasado lo era, el 21% del mercado total. La otra opción, los vehículos eléctricos e híbridos enchufables, suponen el 6,8% del mercado actualmente.  

Consumo responsable

Este incremento en la demanda de este tipo de opciones se corresponde con una cada vez mayor concienciación social de respeto al medio ambiente. Una transformación que se detecta en otros comportamientos de consumo, tal y como también se detalla en el estudio del BEI. Así, el informe que evalúa la influencia de las consideraciones climáticas en las compras de los consumidores muestra cómo los españoles comienzan a tenerlas muy en cuenta en sus procesos de consumo.

Así, el 69% de los encuestados afirma que a la hora de elegir su destino y opción vacacional los aspectos climáticos tienen un peso relevante. Incluso a la hora de comprar ropa comienza a influir cada vez en mayor medida este aspecto.

En España el consumo de ropa de segunda mano es una práctica que ya lleva a cabo uno de cada tres consumidores. Fundamentalmente se trata de mujeres (39%) frente a los hombres (27%) que optan por este tipo de consumo textil, partidario de adquirir ropa usada en lugar de nueva. En Europa ese porcentaje es mayor, el 42% de media.   

Te puede interesar

Comentar ()