Economía

Ultimátum de Yolanda Díaz a la CEOE: le da 48 horas para aceptar un SMI de 1.000 euros

Yolanda Díaz quiere aumentar los salarios más bajos de España 35 euros al mes, algo que tendría efecto desde el pasado enero

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, responde a los medios a su llegada a un desayuno informativo.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, responde a los medios a su llegada a un desayuno informativo. Gustavo Valiente / Europa Press

El Gobierno quiere subir el salario mínimo hasta los 1.000 euros mensuales -en 14 pagas-, frente a los 965 euros en que se encuentra actualmente. Es decir, 35 euros más al mes. Un incremento que considera justo y necesario para los que menos cobran del país, en un momento en que los precios están en máximos de hace 30 años, y que entraría en vigor próximamente pero con efectos desde el pasado 1 de enero.

Pero el Ejecutivo no se plantea discutir sobre este asunto con los empresarios durante semanas ni durante meses, como sí ha sucedido con la reforma laboral, buscando poner a las dos partes de acuerdo. Muy al contrario, si la primera reunión de este año sobre el salario mínimo ha tenido lugar este lunes, Trabajo ha dado hasta el miércoles a la CEOE para que decida su postura. Después, tomará una decisión.

«Voy a escuchar hasta el miércoles todas las posiciones», fue muy clara este lunes la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. «Y ojalá seamos capaces de encontrar puntos de encuentro». También marcó su postura: «A mí me gustaría tener un salario mínimo de 1.000 euros». Esto es, un salario mínimo de 13.510 euros anuales.

Díaz defendió que subir los sueldos más bajos es una herramienta «que mejora la economía en su conjunto», como aseguró que «se ha demostrado» y recordó que la ley solo exige una consulta pública, pero no negociarlo con los sindicatos y los empresarios, ni que estos estén de acuerdo. Al mismo tiempo recordó que este incremento beneficiará a dos millones de españoles que actualmente cobran esos 965 euros al mes.

Así, y a pesar de que no lo manda la ley, la ministra ha decidido continuar mostrándose como una defensora del diálogo y por eso ha mantenido este lunes una reunión con los sindicatos CCOO y UGT y las organizaciones de empresarios CEOE y Cepyme, a la que ha asistido ella misma -algo insólito-. Y el miércoles se producirá el segundo y, por ahora, último encuentro.

Este lunes los sindicatos han dejado clara su postura: ambos persiguen que el SMI llegue como mínimo a 1.000 euros. En este frente, el Ministerio no tiene que convencer a nadie. «Desde CCOO hemos planteado que nuestra petición ya en 2021 fue que tenía que llegarse este año a los 1.000 euros», explica la secretaria de Acción Sindical de CCOO, Mari Cruz Vicente. «El miércoles, con acuerdo o sin acuerdo, las negociaciones sobre el SMI quedarán concluidas».

«Nosotros hemos solicitado que la subida de este año sean los 1.000 euros. Consideramos que el Gobierno no puede demorar esta mesa. El miércoles debería ser el punto y final de estas reuniones», contó también el vicesecretario general de UGT, Mariano Hoya, al término de la reunión.

El Gobierno ya subió en septiembre el salario mínimo 15 euros al mes, hasta los 965 euros al mes en 14 pagas. En esa ocasión solo tuvo efectos durante cuatro meses de 2021 y no contó con el visto bueno de los empresarios, que defendían que no era el momento de tomar esa decisión, puesto que muchas empresas se encontraban aún muy afectadas por la crisis provocada por el coronavirus.

Entonces Trabajo se comprometió a que el SMI llegue al 60% del salario medio en 2023, pero no fijó cuánto lo aumentaría en 2022. Hoy por hoy, el 60% del salario medio en España -que exige la Carta Social Europea- serían 1.011 euros al mes en 14 pagas, pero esa cifra puede variar según evolucionen los sueldos en el país.

Calviño sí apoya esta subida del SMI

En esta ocasión, además, Yolanda Díaz no tendrá que enfrentarse a la oposición de la ministra de Asuntos Económicos. Cuando Díaz hablaba de la necesidad de subir el salario mínimo en primavera, Nadia Calviño defendió que no debía hacerse hasta que no se consolidase la recuperación.

Sin embargo, este lunes fue preguntada al respecto y se limitó a contestar que el la subida del SMI era urgente. «Tenemos que abordarla lo antes posible dando la oportunidad a los agentes sociales de expresar su opinión al respecto», fue lo único que comentó al respecto, en una rueda de prensa junto al presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe.

Por su parte, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, defendió la semana pasada que muchas empresas continúan ahogadas por la crisis del coronavirus, sobre todo «las más pequeñitas» y que llevan «dos años muy complicados». Pero desde la organización de empresarios no revelan qué opinan sobre la propuesta del Gobierno de este lunes, emplazando a que lo valore en los próximos días su comité ejecutivo.

Te puede interesar

Comentar ()