Economía

¿Qué tipo de empleo está creando la reforma laboral?

Un empleado pesa una pieza de butelo en la XXV Feria de Butelo, en Fonsagrada, Lugo, Galicia.

Un empleado pesa una pieza de butelo en la XXV Feria de Butelo, en Fonsagrada, Lugo, Galicia. Carlos Castro / Europa Press

La reforma laboral de Yolanda Díaz tenía -tiene- un objetivo muy claro: acabar con la precariedad en el empleo en España. O, para ser más realistas, reducirla. La ministra ha criticado en repetidas ocasiones que la reforma anterior, la que en 2012 aprobó Rajoy, disparó la inestabilidad laboral ya que facilitó el despido y fomentó la temporalidad, factores que empujan a que los trabajadores españoles encuentren más dificultades para planificar sus vidas a largo plazo.

A pesar de que el conflicto de Ucrania impactará en la economía española en una magnitud todavía muy difícil de calcular, los datos de empleo de los dos últimos meses permiten hacerse una idea de a qué cambios está dando lugar la nueva legislación en el mercado de trabajo. Con esta ley, aprobada el 31 de diciembre, los contratos temporales están mucho más restringidos y no podrán formalizarse más contratos de obra y servicio a partir del 31 de marzo. Los firmados estos meses atrás no podrán durar más de seis meses, para impulsar los indefinidos.

Estas restricciones, unidas a la reciente subida del salario mínimo a 1.000 euros, llevaron a que algunos colectivos vaticinaran que se perdería empleo, que la reforma laboral mermaría la capacidad de empresas y autónomos de contratar como lo hacían hasta ahora. Y que las restricciones a contratar de forma indefinida llevarían a que aumentasen los contratos a tiempo parcial, otro tipo de precariedad.

Las cifras, hoy por hoy, no apuntan en esa línea. La reforma laboral lleva aprobada dos meses y en febrero los parados eran 3,11 millones, un 22% menos que hace un año, y los afiliados ya son 19,69 millones de trabajadores, con 114.000 personas en ERTE. Pero, ¿qué hay con respecto a la calidad del empleo que se ha creado?

La creación de contratos indefinidos es un 140% mayor que el año pasado

Este febrero se han firmado 316.841 contratos indefinidos de un total de 1,44 millones, la mayor cifra de la historia desde que se tienen registros, representando el 22% del total de contratos registrados (1,44 millones). Se trata de una cifra un 139% superior a la del mismo mes del año anterior.

En enero, se firmaron 238.672 indefinidos, el 15% del total (1.596.332). Durante la vigencia de la reforma laboral de Rajoy (2012-2020), la media era el 9,1%.

Son datos indudablemente positivos. Los contratos indefinidos dan más seguridad al trabajador, proporcionan estabilidad, y dan derecho a una mayor indemnización por despido que los temporales. En España la tasa de empleo temporal frente a indefinido los últimos años ha rozado el 25%, muy por encima de la media de la Unión Europea y de países del entorno como Francia e Italia (15%), Alemania, Bélgica y Grecia (10%).

Sin embargo, la tasa de contratos indefinidos frente a los temporales no se mantiene dependiendo de la comunidad autónoma en la que se observen los datos. Extremadura es la que registra una menor tasa de indefinidos, seguida de Navarra, Andalucía y Cantabria.

Los contratos indefinidos a tiempo parcial son el 45%

Pero también hay que tener en cuenta las horas de trabajo, no solo si el contrato es temporal o indefinido. En ese sentido, los contratos indefinidos del mes de febrero se dividen, en cuanto a la duración de su jornada, en 173.960 a tiempo completo y 142.881 a tiempo parcial, representando estos últimos el 45,09% del total.

La inmensa mayoría de los empleados que trabaja a tiempo parcial asegura que trabajaría más horas de tener esa posibilidad, por lo que este tipo de empleos están considerados otra forma de precariedad.

Además, el 15% del total de los firmados en febrero fueron fijos discontinuos, esa modalidad contractual que se desarrolla de forma intermitente en el tiempo, y que sobre todo utilizan la agricultura y el turismo, pero que también es más precaria. Es el tipo de contrato que Yolanda Díaz quiere generalizar con la reforma laboral, ya que su uso aún es muy residual en España.

El empleo indefinido crece en todas las edades

España registró en 2021 la mayor tasa de paro de la Unión Europea, de un 14%. Pero al Ministerio de Yolanda Díaz sobre todo le preocupa el desempleo juvenil, que fue la segunda más elevada de la UE con un 29%, solo por detrás del 39,1% de Grecia y por delante del 28% de Italia.

Los datos de enero y febrero muestran que la creación de empleo indefinido no está dejando, por ahora, a los jóvenes atrás, como sí lo hacía hace unos meses. «Las cifras de contratación indefinida demuestran que un cambio cultural de bastante enjundia en las dinámicas de contratación de nuestro mercado de trabajo se está produciendo y naturalmente se está haciendo sobre la base del impulso de la reforma laboral», declaraba hace unos días el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey.

El secretario de Estado consideraba los datos de estos últimos dos meses que reflejan la situación de los colectivos más vulnerables como «ciertamente espectaculares», ya que las capas más débiles del mercado de trabajo están participando de la dinámica general de creación de empleo, esto es, de nuevo, del nuevo impulso que se está dando a la contratación indefinida.

Y aumenta en todos los sectores

En un mes no especialmente bueno para el empleo, tras el fin de la campaña navideña, las cifras muestran que la contratación indefinida ha aumentado en todos los sectores de actividad económica. Los datos indican que los empresarios están aplicando ya la ley a pesar de que la parte de las nuevas modalidades contractuales no entrarán plenamente en vigor hasta el 1 de abril.

Frente a febrero de 2020, el número total de contratos indefinidos registrados este febrero en agricultura fue un 162% superior; en industria, un 57% mayor; en construcción, un 108%, y en servicios, un 73%.

Te puede interesar

Comentar ()