Economía | Finanzas

El dilema de la Fed: ¿inflación o crecimiento?

Los mercados apuntan a una subida de tipos de 25 puntos básicos, la primera desde 2018. Antes del conflicto se preveía una subida de 50 puntos básicos.

El presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell.

El presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell. EFE

Reunión importante de la Reserva Federal de EEUU (Fed). Este miércoles, el organismo subirá los tipos de interés. Llevaba sin hacerlo desde diciembre de 2018. Pero ahora ha llegado el momento. El mercado ya lo descuenta, sobre todo por la situación macroeconómica del país. La inflación cerró febrero en el 7,9%, nivel máximo de los últimos 40 años. Pero la guerra en Ucrania y una posible desaceleración económica podría enturbiar la hoja de ruta de la Fed.

Ante esta situación, la Reserva Federal se encuentra ante un dilema: ¿parar la inflación o potenciar el crecimiento? La inflación es el gran reto al que se enfrenta la Fed. Los expertos esperan que en el resumen de las proyecciones económicas, el comité revise su previsión de máximos de inflación, con proyecciones que pasan del 2,6% al 4% en 2022; y del 2,3% al 2,5% en 2023 y que las medias de inflación se mantengan en el 2,1% para 2024.

Los inversores esperan que en esta reunión se suban los tipos un 0,25% hasta el 0,25-0,50%. Antes de desencadenarse el conflicto ruso, el mercado descontaba una subida de 50 puntos básicos en esta reunión, y otras sesi posteriormente hasta final de año, una en cada reunión de 2022. Pero estas expectativas se han borrado. Las previsiones de los miembros del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) parece que marcan tres subidas de tipos en 2022 y otras tres subidas en 2023.  De hecho, Gilles Moëc, el economista jefe de AXA Investment Managers, pide atención al gráfico de puntos (dot plot) para evaluar las perspectivas.

En una audiencia del Comité del Senado a principios de este mes, Jerome Powell, presidente de la Fed, reiteró que estaban preparados para seguir adelante con una cadena de subidas de los tipos de interés a partir de marzo, a pesar de las perspectivas económicas tan inciertas que se presentan. El vicepresidente del organismo, Roger Ferguson, aseguró en una entrevista en la CNBC que “la Fed se moverá con cautela para no causar una recesión”.

David Norris, gestor de TwentyFour AM (Vontobel), asegura que “no podemos imaginar un escenario en el que la Fed no suba tipos”. Ben Laidler, estratega de mercados globales de eToro, explica que la subida de tipos podría “dar a los nerviosos inversores algo de seguridad y alivio”, pero advierte de que aventuran “en lo desconocido con unos tipos de interés tan bajos, un enorme balance y una deuda récord”.

Por ello, James McCann, economista de abrdn, apunta a que “es poco probable que la Reserva Federal comunique a los mercados que puede ralentizar sus planes de endurecimiento de la política ante el empeoramiento de las perspectivas”. No obstante, matiza que el presidente Powell podría suavizar ligeramente este mensaje, diciendo a los mercados que la Fed será ágil en un entorno de crecimiento e inflación en rápida evolución. “Pero es probable que el mensaje subyacente sea que el objetivo principal de la Fed es controlar la inflación, incluso si eso resulta perturbador para los mercados y la actividad”, añade. Guilles Moëc se muestra de acuerdo y considera que “tiene sentido elevar los tipos en el shock energético actual”.

François Rimeu, estratega senior de La Française AM, explica que el riesgo geopolítico y económico por la invasión rusa “no debería cambiar el mensaje más agresivo del presidente” Para el estratega la máxima prioridad actualmente es controlar la inflación, por lo que espera que el presidente Powell apunte a futuras subidas con la posibilidad de realizar aumentos de 50 puntos básicos si fuera necesario, en función de los datos.

Más allá de la subida de los tipos, una de las grandes incógnitas que debe despejar la Reserva Federal es la reducción de su balance, pero la actual incertidumbre geopolítica pesa mucho sobre las condiciones financieras. Por ello, los expertos apuntan a que cualquier reducción podría ser más moderada de lo previsto, aunque en esta reunión podría dar información de cómo se va a hacer 

David Norris, gestor de TwentyFour AM (boutique de Vontobel) explica que el ajuste cuantitativo (QT) es una pieza importante de la combinación de políticas en la actualidad, y esperamos que se aclare el posible calendario y la magnitud de la reducción del balance de la Fed. Los analistas del Deutsche Bank sugieren que una reducción cercana a los 800.000 millones de dólares en 2022 y otros 1,1 billones de dólares en 2023

François Rimeu, estratega senior de La Française AM, resume que la subida de tipos por parte de la Fed no será una sorpresa para los inversores. “Pero esperamos que siga primando un todo más agresivo, con un cierto aplanamiento de la curva estadounidense”, concluye.

Te puede interesar

Comentar ()