Los puertos de Burela, Celeiro y A Coruña avisan de que la situación es «crítica» y piden medidas «urgentes» para paliar una situación que ya era complicada y que ha agravado el paro de transportistas, que les impide mover el pescado, una mercancía que «se va a tener que destruir». En declaraciones a Europa Press, el presidente de la lonja de A Coruña, Juan Carlos Corrás, ha reconocido que la situación continúa siendo este viernes «muy complicada». «No se adopta ninguna solución; pedimos al Gobierno central que se dialogue y se llegue a un consenso que nos permita seguir operando porque la situación es crítica», ha asegurado.

Explica que llevan una semana sin poder mover el pescado a los mercados centrales. «Los barcos están llegando a puerto y no podemos mover el pescado. Necesitamos soluciones ya porque las pérdidas son enormes», ha insistido. En este sentido ha advertido de que, de seguir en «esta situación insostenible«, muchas empresas se plantearán su viabilidad y «es posible que en un futuro muchas se queden por el camino».

«Vamos a tener que destruir pescado, no aguanta más en las cámaras. Son productos perecederos que tienen un periodo de caducidad. Ya estamos en gestiones con empresas de tratamiento de residuos de origen animal para que se lo lleven porque nos puede crear aquí una alerta sanitaria», ha informado Corrás.

Burela y Celeiro

Los puertos lucenses de Burela y de Celeiro, en el ayuntamiento de Viveiro, se encuentran en una situación similar. Acumulan más de cien toneladas de pescado en sus almacenes, que se podrían perder. El presidente de la Federación Nacional de Cofradías y presidente del pósito de Burela, Basilio Otero, ha puntualizado que esta mercancía «o hay que tirarla o hay que mal venderla«, como ocurrió en el puerto de Celeiro donde el kilo de pescado se comercializó a un euro.

El patrón lucense ha confesado que la «situación ya no es complicada sino que es dramática», algo que no vincula solo con el alza del gasóleo sino con la huelga del transporte que «no está machacando». Tanto es así que ha certificado que la gente del sector «lo que pide es que con urgencia se resuelva el tema del transporte porque por mucho que queramos hacer los demás no podemos hacer nada ante este paro». Seguidamente ha estimado en «más de cien toneladas de pescado» las que se almacenan en Burela y Celeiro, que no para ahí porque «hay barcos que van a seguir viniendo a puerto».

Sobre el amarre de la flota el 21 de marzo, Basilio Otero ha revelado que está prevista «una reunión de la ejecutiva y la comisión permanente de la Federación Nacional (de Cofradías) y hay disparidad de opiniones», lo que le sirve para concluir que desconoce «sí se va a mantener el paro o se esperará a la reunión que nos va a convocar el ministro (de Agricultura y Pesca, Luís Planas) la semana que viene».

Los puertos de Burela, Celeiro y A Coruña avisan de que la situación es «crítica» y piden medidas «urgentes» para paliar una situación que ya era complicada y que ha agravado el paro de transportistas, que les impide mover el pescado, una mercancía que «se va a tener que destruir».

En declaraciones a Europa Press, el presidente de la lonja de A Coruña, Juan Carlos Corrás, ha reconocido que la situación continúa siendo este viernes «muy complicada». «No se adopta ninguna solución; pedimos al Gobierno central que se dialogue y se llegue a un consenso que nos permita seguir operando porque la situación es crítica», ha asegurado.

Explica que llevan una semana sin poder mover el pescado a los mercados centrales. «Los barcos están llegando a puerto y no podemos mover el pescado. Necesitamos soluciones ya porque las pérdidas son enormes», ha insistido.

En este sentido ha advertido de que, de seguir en «esta situación insostenible», muchas empresas se plantearán su viabilidad y «es posible que en un futuro muchas se queden por el camino».

«Vamos a tener que destruir pescado, no aguanta más en las cámaras. Son productos perecederos que tienen un periodo de caducidad. Ya estamos en gestiones con empresas de tratamiento de residuos de origen animal para que se lo lleven porque nos puede crear aquí una alerta sanitaria», ha informado Corrás.

Vigo

Por último, el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Jesús Vázquez Almuíña, ha trasladado este viernes su «preocupación» por la incidencia del paro de transportistas en la actividad de la terminal viguesa, y ha explicado que, si bien los primeros días la afectación fue «menor», a medida que ha avanzado la semana han aumentado los problemas y, este mismo viernes, ha habido piquetes en los accesos a las terminales.

Vázquez Almuíña ha condenado las «actitudes violentas de quienes no respetan la libre circulación de los que quieren trabajar», aunque ha admitido que es «urgente» que el Gobierno adopte medidas para abaratar el precio de la energía y de los combustibles. «Porque no solo afecta al transporte por carreteras, en breve toda la flota puede parar», ha añadido.

También en Vigo la Cooperativa de Armadores de Pesca del Puerto ha mostrado su «enorme preocupación» por las consecuencias que para todo el sector pesquero tiene la huelga «incontrolada y destructiva» desarrollada por, dicen, «asociaciones minoritarias de transporte de mercancías por carretera».

El sector pesquero, señalan, sufre igualmente las consecuencias del «incremento desmedido» de los precios del gasoil, (de 0,306€/l de media hace algo más de un año, a 0,902€/l de media de marzo a fecha 17 de dicho mes), lo que hace «prácticamente inviable la continuidad de la
actividad de la flota pesquera y sitúa a sus empresas al borde de la paralización». «De hecho, las empresas de la flota de cerco (que captura sardina, jurel y caballa, principalmente) han decidido no reanudar la actividad pesquera hasta que los precios se normalicen», destacan, mientras que otras flotas «lo harán en breve».

La Cooperativa indica que, sólo en Vigo, las pérdidas de valor en primera venta de los productos subastados por la flota de Gran Sol han superado en tres días los 540.000€. Exigen así que los Gobiernos resuelvan «sin dilación» la situación y que, «respetando el derecho de huelga de ciudadanos o colectivos», se asegure también «el respeto al derecho al trabajo, a unos servicios mínimos imprescindibles y al establecimiento de corredores seguros para que los productos pesqueros perecederos puedan llegar sin incidencias a los mercados y centros de distribución».

Situación desesperada para la Xunta

Por otro lado, la conselleira do Mar, Rosa Quintana, ha insistido este viernes, en una visita a la lonja de Ribeira, en la necesidad de que el Gobierno central tome medidas para dar solución a una situación «de desesperación».

«El sector pesquero asume unos costes de combustible que hacen prácticamente inviable su operativa y, aún así, con mucha responsabilidad, están saliendo, aunque luego eso no se pueda comercializar», ha destacado Quintana.

Ante una situación «muy triste» la conselleira ha solicitado la habilitación de corredores seguros para alimentos, de forma que se pueda cumplir con los servicios esenciales. Para esto ha instado al Ejecutivo a sentarse con las fuerzas de seguridad del Estado y ha puesto como ejemplo a un camión de transporte de pescado que salió de Francia con destino el puerto de Vigo y que «está parado en Santander porque le pincharon las ruedas».

«Entendemos la dificultad de los sectores del transporte, por eso demandamos a la ministra que se siente con ellos, pero también pedimos al sector cierta sensibilidad con mercancías como alimentos, residuos o medicamentos», ha apuntado.

«No podemos consentir el desabastecimiento de alimentos, que agricultores, ganaderos y pescadores tiren productos de alto valor porque no los pueden comercializar», ha incidido.

No esperar al 29 de marzo

Sobre las medidas a tomar por el Ejecutivo central, Quintana ha instado al Gobierno a no esperar al 29 de marzo -fecha anunciada por el presidente, Pedro Sánchez, para la celebración del Consejo de Ministros en el que se abordarán estos temas- y ha asegurado que se tenía que haber hecho algo «hace días».

Así, ha recordado que otros países como Portugal o Francia, «también miembros de la Unión Europea», ya han tomado medidas para limitar, por ejemplo, el precio del combustible.

En lo que respecta a las acciones autonómicas, Quintana ha señalado que las medidas pedidas por el sector «ya se están poniendo en marcha». «Solicitaron la supresión de las tasas portuarias y esa decisión ya se adoptó este jueves en el Consello de la Xunta», ha recordado.

Con todo, entiende la conselleira que «las medidas que más impactan en el sector» son de competencia estatal, tales como la rebaja del IVA del combustible o la exención de la cuota de la Seguridad Social.