Economía

Sánchez descarta tomar medidas energéticas inmediatas hasta que no haya un consenso europeo

Pedro Sánchez, con los principales líderes de Portugal, Italia y Grecia en el encuentro de Roma para tratar los precios de la energía

Pedro Sánchez, con los principales líderes de Portugal, Italia y Grecia en el encuentro de Roma para tratar los precios de la energía

Pedro Sánchez sigue esperando a que Europa mueva ficha de manera conjunta para poder rebajar los precios de la energía. El líder del Ejecutivo, que pospuso para el 29 de marzo las medidas para frenar los costes de los carburantes, electricidad o gas, ha instado a la Unión Europea a actuar con inmediatez para acrecentar la crisis.

Por eso, el presidente del Gobierno se ha reunido con se ha reunido este viernes en Roma con el primer ministro de Italia, Mario Draghi y los primeros ministros de Portugal y Grecia, Antonio Costa y Kyriakos Mitsotakis para intentar presionar a los países que aún muestran sus reticencias a cambiar las reglas del juego en materia energética.

A pesar de que España ha insistido por activa y por pasiva que «tomaría la delantera» por modificar el sistema energético nacional, Sánchez ha vuelto a no despejar las dudas de cómo será dicha reforma y ha dicho ante los medios de comunicación presentes en Italia que «todos los países deben tener una respuesta común y no 27 distintas», en clara alusión a Alemania, que lidera el frente reacio a modificar el sistema energético. «Si somos conscientes de que tenemos que corregir las vulnerabilidades en el mercado energético, saldremos adelante», ha señalado el presidente del Gobierno.

Sánchez, durante el encuentro, ha instado a la Unión Europea a que se revise «el mercado energético» debido a las «enormes carencias» que tiene el mix del Viejo Continente. Además, ha añadido que se debe actuar «ya» para evitar nuevos incrementos en los precios de la luz. «Vamos tarde, debíamos haberlo hecho antes», ha afirmado.

El líder del ejecutivo ha incidido que «existe urgencia» para paliar los efectos derivados en los precios de la energía que ya se traducen en los hogares y empresas españolas, que ha provocado «una inflación desbocada y pone en riesgo la recuperación económica mundial».

Con todo, Pedro Sánchez ha dado a entender que España no tendrá nuevas medidas hasta, como pronto, el 24 de marzo, fecha en la que la Unión Europea decidirá qué hacer con el mercado energético. De no haber consenso, el Gobierno podría introducir sus propias reglas del juego en el Plan Nacional de choque de la guerra». «En función de cuales sean los acuerdos del Consejo Europeo aprobaremos nuestro Plan. Tenemos que resolver la injusticia que sufren los ciudadanos como consecuencia del chantaje energético de Putin que pone en cuestión nuestra recuperación», ha recalcado una vez más.

Durante la comparecencia celebrada en Roma, Pedro Sánchez ha aprovechado una vez más la ocasión para recordar al resto de socios europeos que «España está capacitada para dotar de energía» al Viejo Continente. Este relato lo ha venido haciendo durante las últimas semanas tanto el presidente del Gobierno como la ministra de Transición Ecológica Teresa Ribera. Y es que, que nuestro país tenga el gasoducto que trae la materia prima de Argelia y que sea el que lidere las apuestas por las renovables, ha servido para que Moncloa vea una oportunidad de oro para ganar puntos en el liderazgo de la UE en esta crisis.

«España está capacitada para dotar de gas a toda Europa gracias a nuestras infraestructuras. Que nadie dude que así lo haremos», ha recalcado Sánchez. A su vez, ha pedido que se refuercen las inversiones en el Midcat, proyecto que transportaría así el gas de Argelia a Francia» ya que, además, «sería una gran oportunidad» para diseñar una «gran alternativa» como es el hidrógeno verde.

Te puede interesar

Comentar ()