Economía

Ribera impulsa la revolución del hidrógeno verde con un plan de 8.900 millones

El Consejo de Ministros aprobará la ‘Hoja de Ruta del Hidrógeno’ con el objetivo de llegar a 2030 con 4.000 MW de potencia de producción y crear una red de hidrogeneras y una flota de vehículos que lo usen.

La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. 23 SEPTIEMBRE 2020;ENSEÑANZA;EDUCACIÓN;MEDIO AMBIENTE 23/9/2020 europa press

El Gobierno pone en marcha el plan con el que quiere sumar a España a la revolución del hidrógeno verde, aquel que se crea utilizando energías renovables y que será una pieza clave en la descarbonización de la economía.

A propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, comandado por la vicepresidenta Teresa Ribera, el Consejo de Ministros tiene previsto aprobar este martes la Hoja de Ruta del Hidrógeno, con la que busca impulsar un sector que movilice inversiones de 8.900 millones y que ayudará a que España alcance la neutralidad climática y un sistema eléctrico 100% renovable no más tarde de 2050.

El documento, cuyo desarrollo está contemplado en el Plan Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, incluye 60 medidas y fija objetivos nacionales hasta 2030 alineados con la Estrategia Europea del Hidrógeno. Los planes pasan por alcanzar en diez años una potencia instalada de 4.000 megavatios (MW) de potencia instalada de electrolizadores, el sistema de producción de hidrógeno renovable.

Con esos 4.000 MW España concentraría el 10% del objetivo marcado por la Comisión Europea para el conjunto de la UE para 2030. El Gobierno también ha marcado como hito intermedio llegar a 2024 con una potencia instalada de electrolizadores de entre 300 y 600 MW en el país.

La electrolisis es el proceso que sirve para separar las moléculas de hidrógeno y de oxígeno del agua para utilizar el hidrógeno como combustible. Hasta ahora esa electrolisis se realizaba utilizando gas natural en el proceso, pero para la producción del denominado hidrógeno verde se utilizan sólo energías renovables.

La hoja de ruta fija un mínimo de 25% del consumo de hidrógeno por la industria deberá ser renovable. En la actualidad, la industria emplea la práctica totalidad de las 500.000 toneladas de hidrógeno que consume España anualmente. Y en su mayoría el producto utilizado es hidrógeno de origen fósil (o hidrógeno gris), quemando gas para su elaboración. Por cada kilogramo de hidrógeno renovable que sustituye a un consumo existente de hidrógeno no renovable, se evitan nueve kilogramos de CO2 a la atmósfera.

Flota y red de hidrogeneras

El objetivo marcado por el departamento de Ribera plantea alcanzar una flota de al menos 150 autobuses, 5.000 vehículos ligeros y pesados y también dos líneas de trenes comerciales propulsadas con hidrógeno renovable.

De igual modo, debería implantarse una red con un mínimo de 100 hidrogeneras y maquinaria de handling (asistencia en tierra) propulsada con hidrógeno en los cincos primeros puertos y aeropuertos. Con ello, podrían reducirse las emisiones de gases de efecto invernadero en 4,6 millones de toneladas equivalentes de CO2.

Además, la hoja de ruta apoyará el diseño de instrumentos financieros de apoyo a la industria española consumidora intensiva de hidrógeno para la adaptación de sus procesos e infraestructuras al suministro continuo de hidrógeno renovable.

Los proyectos de las empresas

Grandes empresas energéticas ya se han diseñado grandes proyectos para tomar posiciones en la carrera del hidrógeno verde y, en algunos casos, tratan de que se incluyan entre las iniciativas que se financiarán con los fondos europeos destinados a la recuperación económica de la UE. Endesa, por ejemplo, ha propuesto incluir cien proyectos renovables valorados en 16.000 millones, de los que 20 están relacionados con el hidrógeno, informa Efe. Iberdrola trabaja en la mayor planta de hidrógeno verde para uso industrial de Europa, que entrará en operación en 2021 y suministrará a la planta de Fertiberia en Puertollano (Ciudad Real) para fabricar amoniaco y estudia levantar otra planta en Huelva también con Fertiberia.

Por su parte, Naturgy, junto a ETRA, Autoridad Portuaria de Valencia, Balearia, Cobra, Dam y Ariema, impulsan un proyecto que contempla la instalación de un electrolizador alimentado con agua procedente de una depuradora y excedentes de generación renovable, y que el hidrógeno producido sea usado como combustible para transporte marítimo y maquinaria portuaria, hidrogeneras, en procesos térmicos del sector cerámico e inyección en redes de gas.

Repsol lidera un proyecto para construir en Bilbao una de las mayores plantas del mundo de producción de combustibles sintéticos, aquellos que usan como únicas materias primas CO2 e hidrógeno y que pueden convertirse en gasolina, gasóleo o querosenos utilizables en los motores de combustión de coches, camiones o aviones. La planta utilizará el CO2 capturado en la refinería de Petronor e hidrógeno obtenido mediante electrólisis y tendrá una producción inicial de unos 10.000 litros diarios. Si el proyecto es rentable, se podrían hacer minirrefinerías con capacidad de 500.000 toneladas anuales.

Comentar ()